El Partido Socialista Obrero Español puede empezar a cambiar sus siglas. Tras 137 años de historia, el partido fundado por Pablo Iglesias va a abstenerse para dejar gobernar al Partido Popular. Tras la votación, lo que era un susurro a voces se ha convertido en realidad, y el partido de la gestora se abstendrá y Rajoy será investido presidente.

El resultado final de la votación ha sido 139-96. Esta votaciónes el resultado final de la evolución final del PSOE desde que fue creado hace más de un siglo hasta hoy, pasando por la Guerra Civil, la Transición, y la crisis.

González, Almunia, Zapatero, Rubalcaba y Sánchez, han sido los secretarios generales que ha tenido el partido trasla Transición (si obviamos el breve tiempo que Borrell permaneció en el cargo), y que han ido virando la ideología de un grupo parlamentario declarado de izquierdas, que finalmente ha entregado el poder a la derecha.

Haciendo un breve repaso, González fue elegido en 1974, en un PSOE que defendía la República y la autodeterminación de los pueblos.

Tras conseguir la presidencia en 1982, y conseguir tres mayorías absolutas consecutivas (todo un hito en Europa) la derecha se reorganizó en torno a Aznar y los socialistas perdieron por primera vez el poder en 1996. En este periodo, "la izquierda" metió al país en la CEE y en la OTAN (tras el famoso "OTAN de entrada no"), y puso a España en primera línea mundial con la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos del 92.

En contrapartida, fue González el que empezó a endeudar a su partido con la banca, el que empezó a privatizar Repsol y Telefónica y el que condujo al país a su primera crisis.

Tras el fracaso en la oposición, la malograda elección por los militantes de Borrell (Almunia contaba con el apoyo de González), y la mayoría absoluta del PP en las primeras elecciones del siglo, el PSOE se rejuveneció, puso a Zapatero, e impulsados por el 11-M, recuperó el poder.

Tras esa primera legislatura social (Ley del Aborto, Ley de Memoria Histórica, Ley de Igualdad, Ley de aprobación del matrimonio homosexual o retirada de las tropas de Irak), el "mejor presidente de la democracia" según Pablo Iglesias, encandiló a la izquierda y repitió en 2008. Pero el partido recibió su mazazo final conla crisis, y Zapatero recibió palos tanto dentro como fuera de su partido. Rubalcaba se quedó con 110 escaños en 2011, y el PP con mayoría absoluta.

El principio del fin se avecinaba.

Tras la aparición en 2013 de Podemos, la unión de todas las fuerzas minoritarias de izquierdas incluida IU y la lealtad de 8 millones de votantes del PP, la izquierda tradicional española se vio obligada a decidir. O elegía el partido que había aparecido a su izquierda o evolucionaba definitivamente a la derecha y dejaba gobernar al PP (en medio de la trama Gurtel).

Cuando Sánchez se intentó posicionar, Díaz y los barones le obligaron a dimitir, formaron una gestora, e ignorando a la militancia y a las firmas, han decidido abstenerse ante el PP, confirmando su fin como referente de izquierdas.

¿Y ahora qué?

Ahora el PSOE tiene que decidir si se abstienen todos sus miembros o sólo una parte, mientras lucha contra la amenaza de escisión del PSC o contra la retaíla de artículos que parece haber memorizado Josep Borrell que no para de repetir que "los estatutos no recogen la formación de una gestora", que "los estatutos dicen que se debe formar un Congreso Extraordinario" o sus comparaciones con lo acontecido en el Partido Socialista Alemán, tal y como ha declarado hoy enFerraz.

Todas estas dudas serán resueltas en los próximos días, aunque la parte que nos permitía saber si habría abstención o no en el para que gobierne el PP ya está resuelta.

¿Es este el fin del PSOE?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más