Desde la redacción estamos siguiendo con muchísimo interés las palabras del Sr. Correa, que está declarando sobre la trama que tiene al Partido Popular contra las cuerdas, sin más dilación pasamos a relatar sus palabras.

Es curioso que sus primeras declaraciones sean referentes a la Pasionaria, según comenta que era al único mitin político que había asistido antes de conocer a Luís Bárcenas, acompañando a su padre, que se emocionó mucho.

Comenta también que empezó a prestar sus servicios al PP puesto que tenía una gran formación empresarial y también un buen conocedor de técnicas de marketing.

Continúa hablando sobre el primer mitin que confeccionó para el partido de Mariano Rajoy. Comenta que fue a Génova llamado por Bárcenas, después de haberle dado previamente un presupuesto, y allí sale a relucir el nombre de Paco Cascos (Francisco Álvarez Cascos), que le comenta si lo que había presupuestado estaba correcto.

Dice llamar a su oficina y le corroboran que estaba bien, para terminar declarando que la diferencia económica de la organización con la que trabajaba la cúpula del PP y su empresa era de 10 millones de pesetas, aún ganando el en esa operación 400.000 pesetas.

Sigue con una justificación de los regalos que hacía, dice que solo ha hecho en el sector público lo que se hace en el sector privado, a lo que el tribunal le pide que se ciña a los hechos.

En este punto reconoce que tiene atenciones con Jesús Sepúlveda , el regalo de un coche, y detalles con los niños en sus cumpleaños o comuniones, cuando estaba casado con Ana Mato.

Ahora viene un apartado muy importante. El Sr. Correa admite que Luis Bárcenas y él cobraron comisiones de constructores del sector privado por adjudicaciones de obras en el tiempo que gobernaba el PP. Hace referencia a la Constructora Hispánica, y de su gerente el Sr.

Pozuelo, y comenta que Bárcenas se quedaba con una parte y él con otra, y deja entrever que no los tratos con esta constructora no eran los únicos. También reconoce que, posiblemente, en Valencia también hubo una financiación ilegal.

Su intervención termina comentando que la sede del Partido Popular en Madrid era su segunda casa, porque pasaba allí muchísimo tiempo. Hace un intento de exculpar a su contable diciendo que él solo actuaba según las directrices que le marcaba y reconoce que quedaba con los políticos les entregaba el sobre.

Actualmente se produce un receso, y lo que se puede extraer de estas palabras es que está tirando de la manta, al menos en parte.

Seguiremos informando de las palabras del Señor Correa, parece que no podrá evitar condena y se atisba algo de traición en sus palabras.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más