El exministro de Industria español, José Manuel Soria, saltó a la fama por su nefasta gestión respecto a las energías renovables y el autoconsumo con el popularmente conocido "impuesto al sol"; teniendo que dimitir más tarde debido a su aparición en los Papeles de Panamá. Ahora, mientras el PP se halla envuelto en numerosos casos de corrupción y ante la necesidad de antender las demandas de "regeneración política" que exige la ciudadanía, su nombramiento para un puesto de relevancia en el Banco Mundial ha levantado una polvareda.

Fue el pasado mes de abril cuando Soria se vio obligado a dimitir a la luz de informaciones que ponían de manifiesto que había mentido respecto a su vinculación con una empresa radicada en un paraíso fiscal.

Su reciente nombramiento ha llevado al Partido Popular a enredarse en toda una serie de explicaciones que incurren en la falsedad y que complican el escenario político del país, que sigue sin gobierno; y del partido en concreto, que ha promovido en su pacto con Ciudadanos recientemente la redefinición del concepto de "corrupción política" para exonerar a la mayoría de sus casos de corrupción. No parecen muy por la labor de prestarse a dicha "regeneración".

Sin embargo, el nombramiento no es sino un "dedazo" del Ejecutivo acordado por el Consejo de Ministros, ya que los altos cargos que dirimen este asunto son a su vez puestos a dedo por De Guindos. En este puesto Soria pasará a cobrar un salario de 256.000 euros anuales.

La conducta del Gobierno en funciones del PP ha sido, también en este caso, execrable. Justificando el nombramiento con mentiras como las siguientes: "más de 2000 funcionarios podrían haber optado al puesto"; cuando se trata de un cargo de libre designación, no de un concurso de méritos. O que fue elegido por "una comisión técnica"; sí, nombrada a su vez y como se indicó anteriormente por De Guindos.

Además Soria lleva sin ser funcionario activo 26 años, lo que le invalidaría para cualquier tipo de concurso como el que argumentaban los populares, ya que en concursos de traslado sólo pueden participar funcionarios en activo.

Podemos concluir por tanto que el Partido Popular y Mariano Rajoy, aún ejerciendo en funciones y con la necesidad de encontrar apoyos si desean alcanzar el Gobierno de la nación, no dudan en mentir abiertamente al electorado español, no poseyendo además y si tenemos en cuenta el reciente pacto con Ciudadanos ni un ápice de interés en limpiar de corrupción su partido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!