Las matemáticas no mienten, no salieron nunca los números por más que sume ese escaño de CC, junto a Ciudadanos (170 a favor y 180 en contra). Tampoco se ha conseguido ningún otro apoyo o la abstención de 11 diputados. La negativa de Pedro Sánchez y el movimiento en bloque del Partido socialista, superando las presiones que pudieran haber surgido dentro de sus propias filas (barones y demás pragmatismos), no han dado los apoyos suficientes para que Rajoyhubiera conseguido el apoyo en el segundo debate de investidura este 2 de Agosto. Habrá por tanto nuevas elecciones, salvo un cambio de rumbo tras las autonómicas vascas y gallegas, ambas el 25 de Septiembre próximo.

Hoy era el último intento, una segunda oportunidad y como todo parecía apuntar acabó en fracaso. Tras el primer intento, la constitución española da dos oportunidades en 48 horas en el caso que no se consiga una mayoría absoluta. Mariano Rajoy volvió a desarrollar su discurso en post de la gobernabilidad, a la razón de estado, a la vergüenza que supondrá unas terceras elecciones para toda Europa, o estar viviendo en una situación excepcional. Siempre fue un discurso manido dentro de este repertorio de canto de cisne.

Lo cierto es que el gobierno de Rajoy ha dejado enormes boquetes de confianza, un partido manchado por la corrupción, por los sobresueldos y por una política reaccionaria. Además de no haber hecho nada relevante desde principio de año, para haber maquillado la escena, al menos, “renovar el aire” dentro de sus propias filas.

Pedro Sánchezya lo espetó con un “usted no es de fiar”. La sesión de la tarde pasada fue corta. Una primera intervención del candidato y la respuesta de los diferentes representantes de los partidos políticos. Después, sobre las ocho de la tarde han comenzado las votaciones con los recuentos previsibles.

Mariano Rajoy sale muy debilitado de este proceso y Albert Rivera se ha encargado en decirle que el acuerdo ya ha acabado. Y, en caso que vuelvan a dar el apoyo al PP, esperan que tengan una propuesta viable. Esto ha hecho responder al actual presidente del gobierno con un airado “yo no hago acuerdos por 15 minutos”.

Sánchez señaló la incapacidad de entenderse, de buscar puentes, hecho que nunca el PP lo ha llevado a cabo cuando ha estado en el poder y esa misma falta es la que se le achaca ahora. Llegó a señalar que ni siquiera los apoyos que ahora ha podido conseguir son sinceros, ni hacia él, ni hacia su partido, si acaso por España o como razón de Estado, dirigiéndose a Ciudadanos. El secretario general de los socialistas ha emplazado a las fuerzas que se presentaron a las anteriores alecciones, apelando el cambio y tener una “altura de miras” para “ofrecer una solución”.

Pablo Iglesias ha vuelto a reiterar su apoyo a Pedro Sánchez que se ha convertido en el principal objeto de deseo en unos futuros pactos.

La posición de entereza que ha tomado el político socialista frente a las presiones de su propio partido, han servido para animar a entenderse en un futuro gobierno de izquierdas.

El portavoz de Compromis, Joan Baldovi, fue más directo respecto a los puentes de gobierno que se podrían construir el día de mañana. Señaló que habría una puerta abierta al entendimiento con Pedro Sánchez. La misma tónica es la mano tendida que Joan Tarda (ERC) ha propuesto al partido socialista proponiendo un diálogo sobre Catalunya.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!