Pedro Sánchez comunicará al Comité Federal, que se reunirá el 1 de octubre, su intención de formar un Gobierno alternativo al de Mariano Rajoy.

Lasopciones que harían posible esta aspiración, pasan por formular acuerdos con Podemos y Ciudadanos, lo que dados los antagonismos entre ambas formaciones parece estar fuera de la realidad posible, o pactar conIglesias y los nacionalistas.Esto último chocaría con la concepción para unaEspaña Federal que sustenta el PSOE y la visión de los independentistas, ligada a un referéndum. Ninguna de las 2 posturas le suma al secretariogeneral. Mientras tanto, Andalucía ha roto el silencio que la ha caracterizado en el transcurso del tórrido verano político que cursó España.

Susana Díaz prefiere manifiestamente, que el PP defenestre a Mariano Rajoy empoderando a otro candidato, que un gobierno del PSOE conla escasezde 85 escaños. La presidenta de la Junta de Andalucía,expresó esta posición después deque los presidentes de Extremadura, Castilla La-Mancha y Asturias, hicieran escuchar su opinión de revisar el "no", en un debate interno, frente a la necesidad de desbloquear España.A estas posturas ya conocidas, se suma hoy la de algunos socialistas que esperan el agotamiento de los intentos de Rajoy, y apoyan la presentación a la investidura del líder del PSOE. Entre estos últimos se puede contar a, Miquel Iceta, líder del PSC, Sara Hernández, secretaria general del PSM, y Pilar Cancela, presidenta de la gestora del PSdG.

Los barones del PSOE sospechan de una jugada que Sánchez presentaría anteel Comité Federal, una vez atados todos los cabos sueltos. Si bien públicamente se habla de los acuerdos con Podemosy Ciudadanos, no se han producido entrevistas reales entre el secretario general y Rivera desde el 26-J. Se ha oído hablar de un acuerdo "in extremis" que relacionaría a Sánchez y la formación de un nuevo gobierno con,Podemos, PNV, los independentistas de la antigua Convergencia y ERC.

Eso le daría al PSOE la suma de 178 escaños, suficientes para la investidura de su candidato al gobierno de España.

En el Comité Federal , se presentarán las 2 posturas enfrentadas en la formación socialista, la liderada por Susana Díaz ylos barones críticos que apoyan la discusión sobre el "no" y la toma de decisión por la abstención, y la que presentaría Sánchez sobre su cuestionada investidura.

El resultado de esa contienda pondrá en el más alto plano al actual secretario, o lo condicionará para el acatamiento, o la renuncia.

El tiempo corre y las decisiones deben ser tomadas antes de que expiren los plazos. Sánchez sigue conminando a Ciudadanos y Podemos a dejar "los vetos cruzados". La necesidad de formar gobierno y el pedido de confianza de los socialistas, sobrevuelan a los posibles aliados del PSOE. Las piezas no se mueven significativamente, en este tablero que es España bloqueada.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!