El pasado martes 13 de septiembre el Tribunal Supremo abría una causa contra la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por blanqueo de capitales. La investigación penal responde al nombre de Caso Taula y está relacionada con el PP valenciano por el presunto cobro de comisiones procedente del amaño de adjudicaciones públicas.

Rita Barberá, ahora imputada formalmente por el Supremo pero en cuyo historial figuran ya numerosas polémicas, ha pedido hoy finalmente la baja en el Partido, aunque no se irá del Senado como pedía el PP. Exprimiendo hasta el máximo el plazo de 24 horas que la dirección nacional del PP le dio para dejar el escaño de Senadora, finalmente la exalcaldesa ha declarado que permanecerá en la Cámara Alta, pero en el grupo mixto.

Génova ha estado envuelta estás veinticuatro horas en presiones y negociaciones con Barberá para que tomara una decisión, amenazándola con abrirle expediente y suspenderla de la militancia.

La insistencia de la exalcaldesa de permanecer en el Senado en contra de la opinión de la dirección de su partido no es si no un movimiento encaminado a conservar su escaño y de ese modo mantener su condición de aforada. Así, Barberá no será investigada por un juzgado ordinario si no por el mismo Tribunal Supremo. Ha calificado su decisión de dejar el Partido de “muy dolorosa” y declara que lo ha hecho para no perjudicar a su partido. “He solicitado mi baja del PP porque así me lo ha pedido el Partido y con ello, además de dar una muestra más de mi entrega a él, evito que nadie se ampare en mi para responsabilizarme de cualquier prejuicio o para esconder sus resultados políticos y electorales”, declara la exalcaldesa en un comunicado.

A esta decisión, sin embargo, hay que achacar también la clara influencia de la presión de la fuerza política Ciudadanos, que al conocer la noticia se posicionó rápidamente y amenazó con retirar su apoyo a los populares si no conseguían que Barberá dimitiera de una manera u otra. “Si el PP no hace dimitir a Barberá en cumplimiento de las condiciones que le impuso Ciudadanos, no apoyaremos la investidura de su candidato”, declaró Albert Rivera.

Sin embargo, el Ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, rechaza que la decisión de la exalcaldesa de darse de baja del Partido tenga algo que ver con el pacto Anticorrupción firmado con Ciudadanos para la investidura de Mariano Rajoy. No obstante, la realidad de unas terceras elecciones se perfila cercana y el Partido Popular no podría permitirse perder el apoyo de Ciudadanos (el único que tiene) en una posible investidura, ya que tiraría por tierra cualquier posibilidad de gobernar.

Las diversas presiones a Rita Barberá han logrado, finalmente, su baja en el Partido pero no su marcha del Senado, aunque compartirá escaño en las últimas filas del hemiciclo con 16 senadores de 10 partidos políticos. Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, ha mantenido el silencio desde que ayer se conoció el auto del Supremo, actitud que ya ha tomado previamente en otras ocasiones en las que los tribunales han imputado a otros miembros de su partido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!