Pedro Sánchez continúa con su ronda de contactos. Después de hablar con Mariano Rajoy y con Pablo Iglesias, hoy le ha tocado el turno a Alberto Garzón. El líder de IU siempre ha sido mucho mas flexible que sus compañeros de viaje en Unidos Podemos, ha ofrecido a Pedro Sánchez la posibilidad de formar una gran coalición por la izquierda, pero con el beneplácito de Ciudadanos. Parece poco probable que todo lo que esté en una coalición de izquierdas, sera vetado por la formación naranja de Ciudadanos. Pero en la misma situación que vivimos en la investidura fallida de Sánchez, Alberto Garzón vuelve a postularse como nexo de unión entre formaciones.

Las nuevas fuerzas como Unidos Podemos y Ciudadanos son las que más se la juegan si nos dirigimos a unas nuevas Elecciones, las expectativas reflejan bajadas significativas en dichas formaciones. Esta visión apocalíptica para Unidos Podemos, puede ser aprovechada por el PSOE como una oportunidad de pacto, incluso sumando a Ciudadanos en la formula.

Las diferencias ideológicas de Ciudadanos con las formaciones de izquierdas, nacionalistas o incluso el mismo PSOE, son demasiado grandes como para que la formación liderada por Albert Rivera pueda apoyar una coalición con esos acompañantes de viaje.

Podríamos decir que la formación con origen en Cataluña, pero con alma patria, ha sido creada únicamente como arma instrumental.

Un arma para hacer posible el puzzle de la gran coalición entre Partido Popular y Partido Socialista. Albert Rivera y sus seguidores, nunca apoyarán un gobierno de izquierdas, dada su visión neo-liberal de la economía, así como nunca apoyarán cualquier tipo de concesión con los partidos nacionalistas.

Si bien todas las partes intentan no darle peso a la ideología política que traen a sus espaldas, los de Rivera tienen ciertos limites en su gran demostrada flexibilidad ideológica.

Estamos viviendo un déjà vu en cuanto a la situación de bloqueo político. Estamos pasando por las mismas negociaciones que en las últimas elecciones.

Las mismas negociaciones que terminaron con el fracaso de Pedro Sánchez, ahora vuelven a plantearse nuevamente. Esta situación lleva a un agotamiento por parte de la ciudadanía y un debilitamiento democrático en la política nacional.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!