Una nueva disputa acecha la unión del PSOE. La elección de uncandidato para ocupar la secretaría del partido divide al PSOEal menos entre2 alternativas.Postergado que está el Congreso que deberá elegir al nuevo secretario general y, pesea que nunca se ha manifestado oficialmenteen ese sentido, Susana Díaz es claramente impulsada por su entorno a la aspiración alsecretariado.

Aunquela presidenta de Andalucía noquiere poner en juego su posición, de no existir la seguridad de los apoyos necesarios para una designación por aclamación. En el PSOE, de cara a la búsqueda de un relevo para Pedro Sánchez, se piensa que él o la elegida debería ser alguien más joven.Si bienDíaz tiene 2 años menos que Pedro y un perfil más bajo, en Ferraz no se la ve como una posible elección.

Segúncomentarios dentrode la dirección federal:“Con ese perfil, en el PSOE no hay nadie”.

Un verano silencioso en Andalucía

La de Andalucía es la federación con mayor poder dentrodel PSOE, noobstante, se ha mantenido en silencio durante los últimos meses.A pesar de ser muy críticos con la posición inflexible de Pedro Sánchez, están en conocimiento de que un nuevo Comité Federal no se resolvería por la abstención; cualquiera que intentara proponerla se encontraría con una sólida negativa y un estrepitoso fracaso.

En tanto, los movimientos delsecretario general, buscando un acuerdo con las fuerzas del cambio, hacen presuponer su intención de llegar a la Moncloa.Esto implicaríauna nueva confrontación, ya que tantola presidenta de Andalucía,como los barones críticos, consideranque Sánchez debe quedarse en la oposiciónpuesto que,según Díaz, "con 85 escaños no se puede gobernar".

O se toman drásticas decisiones o se esperan unasterceras elecciones.Momentáneamente las cosas no están para cambiar de líder, por el momento las aguas se quedarán en calma.

Los acuerdos frenados con las fuerzas del cambio

Sólo 40 días separan al secretario general de tomar una decisión, frente ala disyuntiva entre lograr un acuerdo o ir a terceras Elecciones.

Pedro Sánchez, que cuenta con el apoyo incondicional de la militancia, se la juega porlograr las negociacionesque podrían llevarlo a la investidura.

Peromientras Podemos espera impacientemente el llamado de Sánchez paraconstruir la posibilidad deuna alternativa al gobierno de Rajoy, el teléfono no suena.Los morados no salen de su asombro, ya queSánchez los exhortaa negociar desde el discurso pero no da un solo paso para sentarse a una mesa de acuerdos.

Pablo Echenique ha pedidoun llamado para resolver la "urgencia política", de ser posible antes del domingo y delas elecciones vascas y gallegas, pero el líder del PSOEno parece estar dispuesto a ninguna reunión anterior a los resultados de los comicios del domingo. Por otra parte las "desavenencias" entre Podemos y Ciudadanos aún parecen insalvables.

El secretario del PSOE ha pedido a los líderes de ambas formaciones que terminen con "los vetos cruzados", inclusose arriesgó a enunciar: "tres partidos y un gobierno con tres causas", según publica "La Nación".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!