Al 100% de los datos escrutados, el PP ha ganado ampliamente las Elecciones en Galicia con 41 escaños consiguiendo la mayoría absoluta (38 escaños). En Euskadi el PNV revalida la victoria sin mayoría absoluta, alcanzando dos escaños más que hace cuatro año (29 por 27 escaños). La tendencia moderada del PNV con un discurso autónomo pero distanciándose de las motivaciones independentistas catalanas ha dado sus frutos en Euskadi, mientras que el PP consolida su feudo en Galicia con un discurso españolista. Alberto Núñez Feijóo repetiría otros cuatro años como presidente de la Xunta e Iñigo Urkullo como lehendakari en el País Vasco.

El tanto porciento de participación ha sido muy similar que el acontecido hace cuatro años. En Galicia ha votado el 63,7% del electorado, mientras que en Euskadi la participación ha sido del 62%. Un total de 2,7 millones de gallegos y 1,7 millones de vascos han sido llamados a votar este domingo. Los resultados en Galicia no han dejado dudas de la primacía del PP en la comunidad y es un buen mensaje para el partido del Mariano Rajoy en el ámbito nacional. EnMarea con su representante de última hora, el joven magistrado Luís Villares, después de que el líder histórico Manuel Beiras diera un paso atrás, ha supuesto el lento pero seguro paso adelante de la coalición de izquierdas que supera en votos al PSG, aunque no en escaños con 14 cada uno.

La formación BNG-NOS consigue 6 escaños.

En el País Vasco EH-Bildu ha conseguido 17 escaños, cuatro menos que en las elecciones pasadas. El partido de Arnaldo Otegui que no pudo encabezar las listas por el proceso de inhabilitación por sufragio pasivo llevado a cabo por la Junta electoral provincial de Guipúzcoa, pierde votos frente a la formación vasca de Podemos (ElkarrekinPodemos) encabezada por Pili Zabala.

Los morados consolidan los buenos resultados y dan un bocado importante en Euskadi colocándose con 11 escaños en la tercera posición, pasando al PSE-EE que consigue 9 escaños (reduciendo en 7 los resultados del 2012). El retroceso del partido socialista en Euskadi y en Galicia coloca en una posición muy delicada a la formación de Pedro Sánchez a nivel nacional.

Elkarrekin Podemos capta votos de la formación EHBildu y del Partido Socialista de Euskadi, movilizando a un electorado tradicionalmente del PSE y Bildu a sus posiciones. El PP del País Vasco pierde un escaño respecto a las elecciones de hace cuatro años, mantiene su bancada en el Parlamento vasco con 9 escaños.

El PNV tiene abierta las opciones de formar gobierno en minoría y el PSE podría ser la opción más aceptada en las filas nacionalista para formar un gobierno en mayoría absoluta. La formación socialista en Euskadi ha pasado de tener un lehendakari en la figura de Patxi López a ser socio de gobierno del PNV en varias de las provincias vascas.

Conclusiones aparte nada nuevo bajo el sol de Galicia, que vuelve una vez más, a dar una tercera mayoría absoluta al PP en todas sus provincias, no era de extrañar en un feudo de tradición más que conservador.

El chirimiri vasco deja a un PNV muy consolidado con una figura, Urkullo que ha sabido desarrollar un discurso conciliador con el estado, sin perder el proyecto de una Euskadi soberana. El proyecto de doble soberanía, o soberanía compartida podría ser la tercera vía en el tablero de reivindicaciones catalanas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!