Son varios los analistas y tertulianos habituales que en sus diagnósticos socio-políticos señalan que la corrupción es un mal que sólo se combatirá cuando el corrupto se vea obligado a devolver el dinero que presuntamente ha robado. Son algunos los que incluso han señalado que hasta que no se devuelva el dinero todo corrupto esté en prisión preventiva. Tesis que han tenido como principal réplica a quienes están cerca de algún entramado de corruptela, pero de haberse llevado a cabo esta tesis se había evitado que Mario Conde volviera a tener que pisar la prisión.

Pero una vez que vivimos en un mundo socio-político que no cambia mucho, sobre todo en las actitudes poco lícitas de ejercer la política o pagar los impuestos.

Hace unos meses fuimos conocedores como uno de los reclusos más populares volvía pisar la cárcel por un presunto blanqueo de capitales. Mario Conde era acusado de un intento de blanquear a través de un entramado financiero el presunto dinero que le llevó a la cárcel.

Poco o nada hemos vuelto a saber de aquel asunto hasta que el juez Pedraz ha alzado la voz para llamarle la atención a Montoro por su falta de colaboración en este asunto. Según el juez Pedraz, Montoro no colabora y no facilita nada en absoluto para solucionar el asunto que rodea a la figura de Mario Conde. Según público ni Hacienda colabora o ayuda a la Audiencia Nacional en dicha trama y el nombramiento de interventores o la propuesta de estos para que analizan dos empresas señaladas por el escándalo de Mario Conde. La Intervención General del Estato (IGAE) que también depende de Cristóbal Montoro se encuentra en un estado de pasividad que ha molestado no sólo al Juez Pedraz, sino que el Grupo Socialista del Parlamento también ha mostrado su disconformidad, medida mostrada en una serie de preguntas presentadas en el Congreso, pero que irán a la basura por la situación política actual.

Nuevamente vemos como los populares vuelven a torpedear la Justicia de la que tanto presumen.

Con estas actitudes que sólo muestran una actitud protectora con un condenado y con un acusado de cometer un presunto delito fiscal, además de no perseguirlo por su deuda con hacienda, muestran la cara más amarga de una vieja política que empieza a ser un cáncer convertido en metástasis política.

Pueden seguir todos nuestros artículos de análisis social, político y cultural en la página https://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!