Se afrontaba el fin de semana con la noticia de que Fernando Berlín, director de radiocable.com, fue despedido de “La Ser” tras dieciocho años colaborando en ella. Con impaciencia muchos esperaban el programa de “La cafetera” para saber un poco más del despido. Resumiéndolo mucho nos quedaremos con una frase que ha dicho el propio protagonista desde hace mucho tiempo la línea editorial mía se fue alejando de la línea editorial del lugar donde trabajaba, en los últimos momentos existía una distancia insalvable.

Todos los que siguen las tertulias políticas conocen de sobra a Fernando Berlín, él es un periodista de los que de verdad dignifican la profesión, se podrá compartir o no su línea editorial y su pensamiento, pero que es uno de los pocos periodistas que llevan a cabo un análisis desde la más estricta honestidad, llevando a cabo críticas hacia todos los partidos.

Pero parece ser que a Cebrián un periodista tan independiente en su pensamiento le estorbaba en el grupo que él preside, por lo tanto decidió despedirlo, o como diría hoy Fernando Berlín, quienes tiempos atrás me dieron el ondas, hoy me despiden por los mismos argumentos.

Este despido que se suma al de Miguel Ángel Aguilar por sus discrepancias con Cebrián y al fulminante cese de Ignacio Escolar de la cadena Ser por publicar la relación del entorno de Cebrián con los Papeles de Panamá, actitud dura que no ha parado de recibir duras críticas desde todos los lados. La idea común que surge entre los internautas y los propios oyentes es que cada vez La Ser” y “El País” se parecen menos a lo que un día fueron y que han traicionado a sus lectores y a sus oyentes. En definitiva existe una idea generalizada de que la dirección del grupo a manos de Cebrián ha sido nefasta, primero tuvo que ser rescatado y así perder la independencia y por otro lado estas actitudes autoritarias no favorecen en nada a estos medios de comunicación.

Cuando Julio César entraba triunfal en Roma siempre llevaba un esclavo para recordarle que sólo era un hombre, quizás esa crítica que tanto odia Cebrián y que cuesta el despido a periodistas dignos es el mejor favor que le están haciendo y él no sabe aprovecharlo.

Pueden seguir todos nuestros artículos enhttps://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!