La madrugada en la que Federico García Lorca fue asesinado, también se ejecutó a Dióscoro Galindo, un maestro de escuela, republicano y humanista y a dos banderilleros: Galadi y Cabezas.

El destino los unió esa noche trágica, pero sus ideas lo habían hecho mucho tiempo atrás. Al profesor Dióscoro Galindo lo recuerdan como un docente que exigía mucho, exigente con la puntualidad y propulsor de ideas sobre libertad y justicia social.

Cuentan quienes lo conocieron, que en muchas ocasiones se presentó en casa de alumnos que notaba faltos de interés. Su inquietud lo llevó a impartir clases en varios puntos del país, el accidente que lo dejó sin una pierna, nunca fue impedimento para que hiciera valer la voz de los menos favorecidos.

La noche que un grupo de falangista irrumpió en su domicilio con el pretexto de encontrar libros que delataran las ideas del maestro, le prometieron a su hijo que pronto lo regresarían a casa. Su fama de librepensador contrario al anarquismo era conocida en Granada.

Nada de eso ocurrió y hoy es su nieta quien está moviendo cielo y tierra para conseguir los permisos que habilitan las excavaciones el próximo septiembre. Dióscoro Galindo no había cumplido 50 años cuando se lo llevaron por representar ideas contrarias al régimen.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!