Emilio Silva, presidentede la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), afirma que el Estado "en sus formas o en su estética no lo es" pero en su falta de ética es "muy permisivo" con lo que queda del franquismo incluso "hace una doble moral" que discrimina porque"si eres víctima de un asesino que quiere romper España – en alusión a las víctimas de ETA-" ofrece ayuda pero si eres "víctima de un asesino que quería una España unida, eterna, grande y libre por la gracia de Dios" no lo hace.

"Un estado democrático", denuncia Silva, "no puede hacer eso". El Estado "tiene que acudir al daño y repararlo; no puede hacer distinción entre dolores".La ley de Memoria Histórica, censura el presidente de ARMH, "no ha solucionado, por ejemplo que hay que hacer con el valle de los Caídos, ni con la enseñanza" ni con otros aspectos importantes para la sociedad; en este sentido, citalos espacios públicos "no solo las calles porque las calles son una anécdota; un espacio público puede el pasillo del Congreso de los Diputados donde aún estánequiparados los que han sido presidentes gracias a unas elecciones democráticas y los que no.

Y no se dice nada", censura.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!