Volveremos a dialogar, dice Mariano Rajoy, con un rostro más aliviado que del día anterior. No es lo mismo sentarse a hablar con Pedro Sánchez, que con Albert Rivera. Del no rotundo del líder del PSOE, a un no conceptual, de líder de Ciudadanos.

El PP no pierde las esperanzas de convencer a Rivera para que cambie su no durante la Investidura, por un sí. Albert Rivera parece mostrarse firme, en su posición. Entonces ¿por qué el partido de Mariano Rajoy mantiene las esperanzas?

Básicamente porque el estilo de Ciudadanos no es tan radical, como el de Pedro Sánchez. Y el distingo entre partidos y candidatos es adrede.

Hace 8 meses, Rivera aseguraba que no votarían a Rajoy. Pero eran otros tiempos, por aquellos días, unas terceras elecciones generales eran impensadas.

Al día de hoy, el líder de Ciudadanos tiene una postura conciliadora con los dos partidos mayoritarios y ejerce, con diplomacia, de mediador entre las partes. Este puesto repentino, favorece a Rivera, que podría sucederse como el nuevo candidato opositor. En los tiempos que corren, su intención negociadora, es valorada por más de un ciudadano que no lo ha votado.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!