Las declaraciones previas a la reunión entre Albert Rivera, líder de Ciudadanos y el presidente Mariano Rajoy, del Partido Popular, así como en mesas de trabajo de antesala, dejan entrever que se está discutiendo la posibilidad de que esta organización, hasta ahora negada a formar parte del gobierno, no descarte ahora ser integrante del nuevo gobierno.

Múltiples periódicos se han hecho eco del apoyo condicionado que Ciudadanos, en palabras de Rivera, anunciara el pasado martes antes de que se concretara la reunión con Rajoy y destaca que Rivera anunció que propondrían seis medidas reformadoras, como condiciones innegociables para votar por el sí a la investidura de funciones del Presidente.

Todo un cambio de opinión desde la formación naranja, quien acostumbra a modificar sus declaraciones y decisiones con respecto a la polémica investidura de Mariano Rajoy. Desde el 'no' hasta el 'sí', Ciudadanos ha contemplado durante estos meses todas las respuestas posibles en el debate de formación de un Gobierno, hasta culminar en un casi acuerdo por el que Mariano Rajoy ha declarado estar dispuesto a todo.

Uno de estos ofrecimientos que pretenden agasajar a Albert Rivera para el pacto, fue la cesión de la Vicepresidencia de España, la cual podría ser asumida por el mismo Rivera, así como otros ministerios para otros dirigentes de Ciudadanos. Quizás un detonante claro para el cambio de Rivera, quien recientemente ha hecho pública su condición de 'aliado' con el Partido Popular en la senda para la formación de Gobierno junto a Rajoy. Sin embargo, las negociaciones entre partidos aún continúan en proceso.

Ambas formaciones siguen discutiendo aspectos claves de la economía como puntos presupuestarios, planes para cubrir déficit y límites a gastos donde ha participado Luís Garicano, representante de Ciudadanos, quien prepara acciones urgentes con representantes del Partido Popular.

En lo político y lo social igualmente dirigentes de dichos partidos han buscado puntos de encuentro a fin de conseguir acabar con la parálisis política, para lo cual el Partido Popular está cediendo en todos los campos frente a Ciudadanos, lo que muestra la desesperación por alcanzar un acuerdo de Gobierno sin la esperada renuncia de Mariano Rajoy.

Sin embargo, la unión de Rajoy y Rivera, ya contemplada en los medios desde el recuento electoral, sigue sin conseguir los apoyos mínimos para la investidura del presidente del Partido Popular. Ambas formaciones miran ahora al PSOE, quien deberá decidir si otorgar el poder a Mariano Rajoy, hacer una unión de izquierdas o presentarse a unos nuevos comicios.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!