Algunas veces las personas son los únicos seres vivos a los que les cuesta evolucionar. Muchas de esas personas creen que por vestir de una forma u otra ya son más intelectuales o no. Algo así debe estar pasando con Mario Vaquerizo. El “artista”, más conocido por la farándula rosa y las extravagancias de él mismo que por sus éxitos musicales, éxitos que se reducen a alguna canción del verano y poco más. Son muchas las personas las que parece que le restan importancia a la oportunidad de poder votar, e incluso alguno que otro como Mario creen que las votaciones deben ser acotadas a unas edades. Es en ese momento cuando se puede entender que esos que quieren acotar las votaciones o que le restan importancia al derecho a votar son los que no deberían votar.

Ayer fuimos conocedores de una entrevista de Vaquerizo en el periódico dirigido por Marhuenda, La Razón, donde se atrevía a decir que se debería empezar a votar a partir de los 40 años, puesto que él a los 18 votó cosas absurdas. Quizás no sepa que el voto es el reflejo de la mentalidad de una persona en un momento determinado, si votó cosas absurdas ya saben que mentalidad tenía por aquel entonces. Pero es que con estas declaraciones sólo refleja que quizás su personalidad y su mentalidad no ha cambiado tanto en el fondo, si en las formas, ahora con “dinero fresco” de la farándula televisiva los intereses económicos cambian. Quizás en la próxima entrevista se atreva a decir que sólo deberían votar los ricos, o que sólo voten los hombres o un sinfín de barbaridades que sólo refleja una prehistoria intelectual en una parte de la sociedad.

El derecho a votar es un derecho que se consiguió gracias a la lucha constante de la sociedad, para poder decidir cada ciudadano y entre todos los ciudadanos los designios de cada territorio, tener miedo a las urnas es tener miedo a la libertad y tener miedo a la libertad sólo conlleva al esclavismo social.

No sólo es una absurdez las declaraciones de Vaquerizo, al igual que aquello que votaba con 18 años, sino que es absurdo achacar a la edad el conocimiento o la intelectualidad, se han visto personas, de entre 18 y 30 años, muy maduras e inteligentes y personas con 40 que dan pena intelectualmente.Pero lo más grave es que un periódico utilice este tipo de declaraciones para hacer presión política.

Pueden seguir todos nuestros artículos enhttps://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!