La madrugada del 18 de agosto de 1936, junto con Federico García Lorca y el maestro Dióscolo Galindo, fueron fusilados dos banderilleros. Francisco Galadí Melgar y Joaquín Arcollas Cabezas, eran además de personajes reconocidos del mundo taurino granadino, dos sindicalistas de valor y coraje.

Ambos estaban luchando contra los falangistas en el Albaicín, pero una vez acorralados decidieron partir y continuar la lucha en otro sitio. Antes de marcharse, Galadi arregló un encuentro secreto para despedirse de su hijo.

Alguien delató la reunión del padre y el pequeño de 10 años y del amigo inseparable, Arcollas que como no tenía familia decidió acompañar a Cabezas a la despedida.

Se los llevaron hacía Víznar, pero antes los golpearon y torturaron públicamente en el centro de Granada, como escarmiento y a manera de atemorizar a la población.

Luego vino el fusilamiento y la requisa en los domicilios particulares, donde los falangistas quemaron y destruyeron fotografías y documentos. Mas conocidos como los banderilleros o los paseantes, fueron los compañeros del poeta durante sus últimos minutos de vida.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!