La llegada de Carlos Herrera a la COPE levantó toda ilusión entre los oyentes conservadores, si algo hay que reconocer es la gran voz que Herrera tiene para embelesar a todo oyente, puedes ser de derechas o de izquierdas que es de recibo reconocer su magnífica labor como locutor, en ondacero lo bordaba, pero fue llegar a la COPE y no cesa el número de escándalos, y más cuando su agresividad verbal ha aumentado exponencialmente.

No es la primera vez que el locutor se ve envuelto en una trifulca gracias a su soberbia y a sus palabras, en algunas ocasiones desmedidas. La primera vez que se vio envuelto en un caso similar fue cuando se refirió al mundo del toro como un sector dominado por niñatos, algo que no gustó al mundo del toro y por el que al final tuvo que pedir perdón por sus palabras en la red social Twitter.

Todo esto a consecuencia de la vuelta, casi obligada, a la Maestranza de Espartaco para la feria de abril ya que muchas figuras jóvenes no quería asistir a dicha feria.

En el ámbito de la política figuras como Ada Colau, Pablo Iglesias, Errejón, Pedro Sánchez y un sinfín de figuras de la izquierda política han sido víctimas en mayor o menor grado de los ataques verbales del locutor. A veces ayudado por Salvador Sostres. Un Salvador Sostres que tuvo la arrogancia que le caracteriza de afirmar que no vio vida inteligente en el cerebro de Sánchez tras una entrevista en el programa de Herrera en la COPE.

Parece que la actitud chabacana y maleducada de Sostres se le está contagiando al locutor de La COPE quien por segunda vez en su editorial en menos de 2 meses ha llamado “niñato” a Sánchez.

Parece ser que la actitud tomada en el PSOE de votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy no gusta al locutor quien se reafirma diciendo que la actitud de Sánchez es similar a la pataleta de un niñato maleducado.

No sólo eso sino que parece ser que la actitud de Sánchez al calificar su reunión con Rajoy como prescindible son para Herrera formas desagradables, imaginamos que insultar como él hace son formas muy agradables.

Así pues el programa de Herrera cada mes que pasa se muestra más agresivo, el nivel de agresividad va incrementando con el paso del tiempo, eso sí, siempre miranda a la izquierda, cuando el programa mira hacia la derecha todo son elogios.

Un claro ejemplo más del buen periodismo.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!