Tenía solo 38 años cuando lo secuestraron un 16 de agosto de 1936. Sobre su muerte se han tejido infinidad de leyendas e historias. Algunas autóctonas de poca trascendencia, como la de Margarita, una camarera de Granada de asegura que el cuerpo de Lorca fue retirado de la fosa común la misma noche de su muerte y está enterado en el cementerio local.

Con su muerte los falangistas callaron una voz que también se escuchaba en el exterior. La figura de Lorca era considerada ofensiva y peligrosa para los fuertes de la recién iniciada Guerra civil.

La muerte de Federico García Lorca era previsible para el poeta y su entorno, así lo demuestran los últimos actos del escritor y el testimonio de sus allegados.

Sin embargo, aún se discute si de verdad fue asesinado por su postura política y su condición sexual o fue algo entre clanes familiares.

Lo cierto que desde que dejara Madrid, por sentirse inseguro tras el estallido de la Guerra Civil, en Granada no se había sentido mejor. La noche que se lo llevaron, se escondía en la casa de una familia amiga, que sospechaba las intenciones del gobierno.

Hasta hace poco se creía que lo habían ejecutado la madrugada del 19 al 20 de agosto, sin embargo, los últimos estudios aseguran que fue fusilado sobre las 4 de la mañana del 18 de agosto. Muchos atribuyen su muerte a peleas familiares y entresijo con vecinos que databan de la época en la que su padre comercializaba remolacha azucarera.

La búsqueda de sus restos han movilizado a la opinión pública a nivel mundial y no es para menos. La familia del poeta se niega a la exhumación, mientras que los descendientes de los otros 3 asesinados esa noche, quieren que sí se realice.

En el año 2009 se procedió a excavar la zona comprendida entre Alfacar y Víznar, pero no se obtuvieron los resultados esperados.

En 1966, uno de los principales biógrafos del escritor granadino, Ian Gibson, contactó con Manuel Castilla. quien aseguraba haber enterrado los cuerpos aquella noche de agosto. Condujo al historiador justo hasta la zona. Pese a la urbanización y a los cambios sufridos, el sepulturero señaló un olivo como punto de referencia.

Varías décadas después, un grupo de arqueólogos de Asociación para la Recuperación de la Memoria Historia y la Junta de Andalucía, trabajó sobre el terreno señalado pero no encontró nada. En ese parque se ha colocado una placa en memoria de las más de 3 mil víctimas que en la zona se cobró la Guerra Civil.

Gibson sostuvo que el error fue no ampliar la zona de búsqueda, habían pasado 43 años. Además, el testimonio logrado por el biógrafo, no era el único que marcaba esa región como la tumba del poeta.

Otros historiadores como Gabriel Pozo y Antonio Gallego sostienen que, muy probablemente, los falangistas trasladaron a posteriori los cuerpos hacía otro sitio. De esta manera evitaban hundir al partido ante la sociedad.

Al profesor Dióscoro Galindo lo recuerdan como un docente que exigía mucho, quisquilloso con la puntualidad de sus alumnos y defensor a ultranza de la libertad.A partir de septiembre comenzarán a realizarse excavaciones a unos 800 metros de donde se lo hiciera por primera vez.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!