La Piromanía o locura por el fuego, está considerado un trastorno psicológico. Quien lo padece, no solo disfruta de observar el fuego, sino también de provocarlo. Los pirómanos realizan sus actos de manera consciente y deliberada, la producción del fuego libera en ellos tensión, provoca placer o alivio.

Sin embargo, con facilidad, se confunde a la persona que padece este trastorno mental con simples incendiarios, que solamente inician un fuego con la intención de lucrar o hacer daño. Dentro de los desordenes de la psiquis, la piromanía es de los mas extraños y puede ir asociado a el maltrato animal y la enuresis (no contener la orina).

Los pirómanos suelen ser personas solitarias y tristes con grandes dosis de ira, que disminuye al provocar un incendio. Los datos son poco esperanzadores para la sociedad, solamente un 3 % de los incendios que se registran anualmente son provocados por personas con este diagnósticos. Es decir que, el 95 % de las quemas son intencionadas, hay demasiada gente haciendo daño adrede y sin ser considerada “enferma”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!