Albert Rivera confesa al entrar al Congreso, donde se reuniría con Mariano Rajoy que era optimista. Y aunque su postura central fue no dar un si y mantener el no, logró contagiar de optimismo al líder del PP.

Rajoy le ha presentado un documento con las similitudes en los programas políticos de PP y Ciudadanos y del acuerdo que Rivera firmó con Sánchez para no llegar a las elecciones del 26 de junio. Sin embrago, el líder de Ciudadanos no quiso negociar sobre ello y se mantuvo firme en la abstención. Un sí de Ciudadanos, facilitaría la Investidura, aunque no sería suficiente.

Sí han acordado que negociarán de manera urgente el presupuesto, que Bruselas exige se entregue a más tardar en octubre.

Eso sí, Rivera, solo lo hará cuando haya un Gobierno formado.

Albert Rivera aseguró, luego ante los medios de comunicación, que durante los próximos días se reunirá con Pedro Sánchez para intentar convencerlo de que facilite la formación de un Gobierno.

La postura intransigente de Sánchez no hecho más que generarle una imagen negativa, dentro y fuera del partido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!