La verdad es que cuanto más conozco a los políticos más quiero a mi perra Kira. Me gustaría hablar de la paradoja que se produce, que se está produciendo, en el agónico proceso de elección de don Mariano Rajoy Brey a cuento de que nos gobiernen los corruptos o no nos gobiernen.

El hecho incontestable es el siguiente: los partidos tienen fuertes tendencias a la corrupción, el sistema político judicial consiente la corrupción política y a los votantes la corrupción de políticos y jueces se la trae al pairo.

Supongo que de buena fe, Ciudadanos exige dentro de determinadas coordenadas, que realmente no son relevantes, imputado, no imputado, llamado a declarar, no llamado a declarar, abierto juicio oral, cerrado juicio oral, etc, etc. a su partido "amigo" el Partido Popular, que los de manera genérica se denominan corruptos no nos gobiernen.Parece que la idea es buena, los malos no deben de legislarnos, ni gobernarnos en ninguna instancia.

Pero, tal como se están conduciendo las negociaciones, parece que los corruptos con aviesas intenciones de financiar ilegalmente sus propias actividades o las actividades de su partido, van a ser retirados de la circulación y alejados de los círculos de las Administraciones Públicas. Sin embargo, si no eres un corrupto, no eres malo, no intentas llenar tus bolsillos con dinero público, no intentas que tu partido llene sus arcas y luego reparta el pastel entre sus dirigentes, si eres simplemente un inútil, si cometes errores garrafales, si tus conocimientos de tu área de gobierno es cero, entonces no vas a ser apartado de tus responsabilidades, aunque el daño que estés haciendo a tus administrados sea magnífico, aunque tu desprecio por la cosa pública sea magnífico y las consecuencias fatales de tu gestión sea magnífica, entonces, eres inmune y vas a poder seguir desarrollando tus nefandas actividades públicas o formar parte de nuevos grupos negociadores y tomar decisiones, que dadas tus características no podrán ser más que malas, detestables e incluso peligrosas.

Obviamente me estoy refiriendo a los cargos públicos que hayan sido acusados formalmente de los delitos típicos, prevaricación, blanqueo de capitales, asociación de malhechores, apropiación indebida, etc., siempre y cuando el efecto final no haya sido enriquecerse él, su familia, allegados y partido político.

Por lo anterior, no felicitaré a los negociadores "peperos y ciudadaneros". Vislumbro que lo que están negociando en el ámbito de los acusados de delitos asociados a la corrupción pero que no tienen intención de enriquecimiento ilícito o de vaciar las arcas públicas, se concreta en la conocida política de "ponerse la venda antes de tener la herida".

Supongo que su razonamiento se resume en: cualquiera de nosotros puede ser acusado de INÚTIL, por lo tanto, evitemos ser apartados de los poderes públicos por INÚTILES.

Conclusión, paradójicamente estamos eligiendo entre gobernante corruptos y gobernantes inútiles (esto último prácticamente es un oximorón). No me extraña nada la situación en la que nos encontramos.

la-cura-del-vih-esta-mas-cerca-de-lo-pensado

un-terremoto-de-6-2-grados-deja-al-menos-22-muertos-en-italia

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más