El Ayuntamiento barcelonés de Ada Colau quiere montar una gran exposición, titulada “Franco, Victoria, República. Impunidad y espacio urbano”. Se inaugurará en octubre e incluirá dos estatuas del dictador Franco, que estaban guardadas en un almacén municipal. Pero la forma de presentarlas ha indignado a la oposición, a los medios de comunicación y a los que sintieron en carne propia lo que cometió el Franquismo.

Todos coinciden en que colocar las estatuas, como una ecuestre del dictador, al lado del Centre Comercial del Born, ha sido un error enorme. Primero, por que el C. C. Born, antes un mercado y ahora un centro comercial que tuvo una gran exposición del Tercer Centenario de los hechos de 1714, poner una estatua franquista allí se interpreta como un ataque directo al catalanismo por parte del Ayuntamiento.

Varios responsables del mismo han dicho que no es así. Gerardo Pisarello, Primer Teniente de Alcalde, dice que esto es para “hacer pedagogía, sobre todo entre los jóvenes, y romper el silencio sobre los crímenes del franquismo, también durante la Democracia”. Lamenta las críticas de ERC y sobre todo de su dirigente Joan Tardà: “Me costaría creer que un veterano luchador antifranquista como Tardà no comparta estos propósitos”. Dice además que esto será parte de otra gran exposición, “Memorias de la ruina”, que expondrá todo lo malo que el franquismo causó en Barcelona. Alega que ya se ha hecho en otras ciudades sin ningún escándalo.

La cosa ha empeorado con que otros dirigentes del Ayuntamiento tuvieron mucha falta de tacto al contestar las críticas. Uno dijo que el mástil con la bandera catalana al lado del C. C. Born, de 17 m. 14 cms., era “porno nacionalista aldeano”, o Jaume Collboni (PSC), que tildó al C. C. Born de ser el “Valle de los Caídos del independentismo”. Sin contar que otro dijo en Twitter que “a Franco se le saca en el Polònia de TV3 y no pasaba nada”.

Los medios catalanistas lamentan esta torpeza del Ayuntamiento con un tema tan sensible para cualquier catalán.

Dicen que parece que el Ayuntamiento de Ada Colau busque más atacar al independentismo que otra cosa. Vicent Partal, director de Vilaweb, tituló irónicamente su editorial “Colau, Franco, Barcelona”.

Por ejemplo, se ha prohibido que La Coronela, que cada 11 de septiembre, la Diada Nacional de Catalunya, desfile por las calles de Barcelona para hacer la ofrenda al monumento a Rafael De Casanova, siguiendo el mismo camino que el mítico político catalán hizo aquel día de 1714, desde la Porta Gòtica del Consell de Cent hasta el carrer Ciutat, llegando al monumento, sito en la Ronda de Sant Pere. Y llevaba haciendo este desfile desde su fundación en 2011.

Los organizadores de La Coronela han criticado que han pedido reunirse con responsables del Ayuntamiento, pero les dan cita para el 14 septiembre, tres días después del evento, y han presentado muchas propuestas, ninguna escuchada por el equipo de Colau. Dicen que no representan a ningún partido político y sí a los gremios de la Barcelona de 1714. Se sienten menospreciados por sentir la cultura catalana: “Nos da la sensación que para este Gobierno [Municipal], no merecemos ser barceloneses. Quizá nos quieren fuera de la ciudad, quizá es más divertida la Historia de fuera que la nuestra propia, quizá son más divertidas las culturas ajenas a la nuestra, quizá si hiciéramos un grupo de recreación borbónica les haría más gracia”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más