Soledad Arnau, presidenta del Instituto de Paz, Derechos Humanos y Vida Independiente (IPADEVI), afirma que la figura delos asistentes personales para ofrecer apoyo humano a las personas con discapacidad funcional está reconocida en laConvención de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con Diversidad funcional y en la Ley de Promoción de Autonomía Personal y de atención a las personas en situaciónde dependencia pero a efectos prácticos es "insuficiente".

"Lo triste ha sido que España colaboróen la creación del documento de Naciones Unidas", indica la presidenta de IPADEVI. Sin embargo, señala que al cotejar el documento elaborado por Naciones Unidas con la Ley de España "hay grietas".

En este sentido, explica que el texto de Naciones Unidas aborda un planteamiento del tema conun enfoque de los Derechos Humanos "muy abierto y una filosofía del modelo social de la discapacidad muy clara" pero, por contra, "si leemos la Ley aprobada en Españatodavía tiene una mirada muy asistencialista" salvo unartículo en el que secontempla una prestación económica para la asistencia personal porque "todo lo demás no promueve una vida independiente", lamenta.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!