Tras confirmar Hollande, la tarde de ayer, que el ataque perpetrado en Normandía había sido obra de Isis, Europa debe tomar medidas urgentes. La modalidad que durante el último mes ha causado terror en el mundo occidental y más de un centenar de víctimas mortales, no es nueva, pero si impensada.

Cinco ataques en 8 meses y alrededor de 160 muertos, Isis se ha adjudicado los hechos, pero los atacantes no tenían una conexión directa ni recibieron una orden concreta del Estado Islámico.

Las fuerzas de seguridad han logrado crear un entramado que posibilita la detección y prevención de muchos ataques, sin embrago la modalidad del lobo solitario, no estaba contemplada. Ninguno de los atacantes de los últimos meses estaba en la mira de las fuerzas de seguridad. Muchos tenían antecedentes por delitos menores, pero no figuraban con vínculos yihadistas.

Durante el año pasado Francia ha detenido a más de 420 sospechosos de mantener conexiones con el Estado Islámico.

La cifra la convierte en el país que más presuntos terroristas ha encarcelado. Le sigue España con 180 detenciones y Reino Unido con 134. Alemania, que la última semana ha sufrido una ola de violencia extrema, ha dado con 40 sospechosos. Cerca del 5 % de esos detenidos podrían tener la modalidad de lobo solitario. Un dato a favor de España, que podría servir para que el país no se encuentre en el punto de mira de los yihadistas, es el bajo índice de xenofobia que presenta.

Para los expertos, la psicología imprevista de los terroristas que actúan en solitario, hace muy difícil que pueda darse con ellos previamente, o que se pueda sospechar de sus intenciones. La mente de una persona que, sin más, decide volverse un asesino en defensa de un ideal, es imposible de detectar. Los suelen llamar los “sospechosos invisibles” y sobrepasan cualquier lógica y técnica investigativa.

Otra instancia, podría ser que estos asesinos, no sean representantes del Isis, pero que el Estado Islámico aproveche los actos para sembrar el pánico general. Pese a que en el país el nivel de alerta se mantiene en 4 sobre 5, los Estados que mayores probabilidades de ataques inminentes tienen son Francia, Alemania, Reino Unido y Bélgica, según la inteligencia empleada en materia de seguridad en la Unión Europea.

Los lobos solitarios suelen tener graves problemas psiquiátricos, en muchos casos han tenido incluso internaciones. No son ser devotos y seguidores extremos del Coram, de hecho, el estilo de vida que llevan no se condice con los del islam, beben alcohol y su radicalización es muy corta.

Para los expertos, el Estado Islámico aprovecha estos ataques individuales para masificar el terror, pero a su vez, puede leerse como un signo de debilidad ante la falta o imposibilidad de cometer atentados multitudinarios.

Las autoridades temen que los lobos solitarios siembren el síndrome de Werther. Con este fenómeno se hace referencia al contagio popular de algunos hechos, especialmente el suicidio. La forma de evitar la ola de muertes, suele ser la escasa o nula difusión de lo sucedido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más