Rivera, todo su séquito de aduladores y amigos que conforman la cúpula de Ciudadanos parece que no entienden de legalidad, o no quieren entender. Desde que comenzó la campaña para el 20D se extendió el discurso de dos bloques, “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, el único fin era marginar a la formación liderada por Iglesias.

Con el fracaso en la formación de Gobierno y la consecuente llegada de una nueva campaña y unas nuevas elecciones, fueron los conservadores del Partido Popular quienes volvían a lanzar el discurso de los dos bandos, es más la formación liderada por Rivera hizo un eje nuclear de su discurso la idea de que votar a Podemos era votar a los “no constitucionalistas”, algo que parece ser que se ha vuelto en su contra. Con la actitud y las declaraciones llevadas a cabo por Rivera y su mano derecha Villegas es la formación naranja los que entran a formar parte del grupo de “no constitucionalistas”, según la teoría que en campaña electoral utilizó la misma formación.

Rivera por su parte insiste en que cuando se entreviste con Felipe VI le insitirá en la necesidad de “persuadir y convencer” a Sánchez para que se abstenga. Por su lado Villegas es defensor, o al menos públicamente ha defendido esta tesis, de que el actual Rey interceda para que los dos grandes partidos, PP y PSOE, lleguen a acuerdos y se estrechen lazos.

Esta actitud puso en pie a gran parte de la sociedad, las redes sociales ardían, los medios se inundaron de columnas y los analistas políticos reían de tal despropósito, pero no sólo se quedó ahí, fueron diversos políticos, de diferentes ideologías, los que mostraron su total rechazo a esta propuesta. Después llegaron voces autorizadas para explicar que supondría esto.

Fueron varios catedráticos en derecho constitucional quienes notificaron de que si el actual Rey intenta interceder o influir en el voto de algún partido se estaría “excediendo o sobrepasando” determinados límites.

Esta actitud ha demostrado que al final el argumento tan utilizado de “constitucionalistas” y “no constitucionalistas, con el único fin de desprestigiar a un partido político le ha salido mal a la formación de Rivera.

¿Qué son ahora ellos, “constitucionalistas” o “no constitucionalistas?

Pueden seguir todos nuestros artículos enhttps://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!