Más propio de un panfletero que de un periodista, Francisco Marhuenda fue otra vez el gran protagonista del debate del sábado noche. En la tertulia que todos los sábados se lleva a cabo en la Sexta, el pasado sábado se debatía sobre la conformación de la Mesa del Congreso. El momento estrella llegó cuando el director del medio digital eldiario.es, le increpó al director de La Razón diciéndole o intenta hacerle ver que no es lo mismo pactar para la Mesa del Congreso, que pactar para formar Gobierno. Es más teniendo en cuenta que Ciudadanos no tenía representación en la Mesa del Congreso según los resultados electorales, la negociación se presentó demasiado fácil.

La respuesta por parte de Francisco Marhuenda no se hizo esperar y afirmó que quienes procesan ese odio al Partido Popular en concreto y a la derecha en general deberían ir al psicólogo.

Algo que hizo que rápidamente se convirtiera en tendencia.

Esta afirmación parece que no sentó del todo bien no sólo a parte de los tertulianos, donde muchos contestaron con cierta ironía como Sardá que afirmaba “hoy Paco tenía prisa por soltarla”, insinuando que la barbaridad semanal que suele soltar Marhuenda por norma suele ser en los debates más tardíos, pero en esta ocasión se apresuró.

Aquellas personas identificadas con la izquierda se vieron atacadas de una manera desproporcionada, para mayor estupor hubo declaraciones públicas de personas identificadas como de izquierdas, que afirmaban: Si por ser de izquierdas tengo que ir al psicólogo, no quiero ni pensar a donde tienen que ir quienes votan a corruptos, los cómplices de la corrupción, ¿hoy nos llaman locos, mañana que nos dirán?

Marhuenda parece haberle gustado esa experiencia de ser tendencia y al día siguiente volvió a serlo tras la polémica desatada por los memes de Errejón. En definitiva este tipo de actitudes no favorecen a nadie y mucho menos a la credibilidad informativa, ya que en una tertulia como la que se lleva a cabo los sábados en “La Sexta” debería exigirse más a determinados tertulianos, sobre todo a quienes no van a debatir sino que simplemente van a mentir, manipular e insultar, una tertulia debe ser un intercambio de argumentos donde el espectador pueda valorar unos u otros.

La caída de audiencia en algunas franjas de la tertulia no es por casualidad, no hace falta ser un internauta profesional para conocer la opinión de determinados sectores en lo que concierne a determinados tertulianos.

Sigue la página Podemos
Seguir
Sigue la página Izquierda Unida
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!