Desde hace más de 100 años que para realizar segmentaciones generacionales se impone los 65 años para todos aquellos adultos mayores. Sin embargo, en la actualidad, lejos de ser un número que implique el retiro de la vida activa, es el que reconcilia a muchas personas con la vida.

Lo será mucho más con el correr del tiempo, las exigencias de la vida laboral llevan a que muchos adultos posterguen viajes, estudios y “caprichos” personales. Los 65 años antiguamentecoincidían con la edad de la jubilación y, por ende, todo lo que solía venir con ella: achaques, cansancio, etc.

Antonio Abellán, director de Envejecimiento en red,sostiene que los 65-70 de la actualidad son los 55-60 de años anteriores.

Por lo que considerar viejo a una persona que se jubila es injusto y no refleja la realidad. Tampoco la sociedad parece coincidir con los 65 como fin de la adultez. El 29,8 % cree que no se es viejo por edad sino por actitud, mientras que el 25,6 % de los consultados cree que pasados los 75 años se ingresa al umbral de los adultos mayores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!