El 26-J ya pasó, y con él las ilusiones de millones de personas que esperaban que la conciencia, la humanidad y la moral triunfasen por encima de la corrupción y el miedo, pero no fue así y el pueblo español optó por seguir con las mismas políticas de recortes, miseria y desigualdad. Sin lugar a dudas fue una noche triste, no sólo para toda la gente de izquierdas, sino también para la inteligencia y los mas desamparados, pues es ahora cuando se dibuja un panorama político difícil de interpretar en donde el PSOE deberá decidir si abre las puertas al cambio o por si el contrario se consuma su traición a la clase obrera.

Pero es ahora cuando hay que sonreir mas que nunca, pues si algo demuestra la historia es que quien la sigue la consigue y unos malos resultados ahora pueden servir de aprendizaje, un aprendizaje que lleve la justicia al lugar que le pertenece.

El Partido Popular ha ganado las elecciones, y con diferencia, pero no todo deberían ser alegrías y tristezas, pues la amenaza del pucherazo y el amaño está a la orden del día, miles de personas claman por las redes sociales un nuevo recuento de votos, pues se considera que las cifras no han cuadrado para nada, y mas teniendo las encuestas a favor ( aunque estas no signifiquen nada)

Un hecho está sonando con fuerza y es la carta de un presidente de mesa electoral en Barcelona que narra como el podría haber cambiado los resultados de su mesa si así hubiese querido.

"Si hubiera querido yo mismo hubiera alterado los resultados, a la hora de la verdad el sistema de seguridad es nulo"

En su carta narra como al finalizar el recuento faltaban algunos votos que no aparecían y en cómo la responsable de la junta electoral insisía en que eso era normal, ya que nunca cuadraban.

El hombre le dijo que tenía que cuadrar y le respondieron que los que faltaban se ponían en blanco. Narra también como se sumó después un apoderado del PP que insistía en colocar los votos que faltaban en votos en blanco.

Lo mas intolerable fue como le dijeron que todos los votos irían a la basura después del recuento, a lo que el protagonista respondió si no lso tenía que llevar escoltado por la policía la juzgado, a lo que lecontestaron que a los juzgados solo se llevaban las actos de los resultados.

SIn lugar a dudas esto es un escándalo que no merece ser silenciado. ¿Hasta cuando los ladrones van a seguir sin recibir el peso de la justicia?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!