Las informaciones apuntan a que el PNV ha planteado como condición inicial para el apoyo a un hipotético Gobierno de Mariano Rajoy tanto el traspaso de las competencias de las cárceles al País Vasco, así como el cambio de las políticas con respecto a lo presos. Estas propuestas han sido tomadas por parte del Partido Popular como una "propuesta de máximos". Maíllo ha declarado que la política penitenciaria tiene una larga tradición en España y que las líneas rojas del PP en cuanto a la negociación son tanto la defensa de la Constitución y las libertades, así como el apoyo a las víctimas del terrorismo.

El PNV ha reprochado al PP su política con respecto a los presos vascos y la cuestión del proceso de paz en el País Vasco y han añadido que la política de alejamiento de presos no la pagan los propios presos, sino su familia. Por otra parte, se ha reprochado a ETA que no ha declarado explícitamente su desaparición definitiva y la falta de acción del gobierno anterior para facilitar el desarme a través de elementos sociales e institucionales.

La estrategia por parte del Partido Nacionalista Vasco es adelantar de nuevo a Podemos en las próximas elecciones del País Vasco, ya que la nueva formación política ha sabido interpretar la necesidad en dicha comunidad de un proceso de paz permanente. Por este motivo, el Lehendakari ha pedido la colaboración tanto de ETA como del próximo gobierno. A la organización ETA le ha pedido el desarme definitivo en un plan que ha denominado como "agenda vasca".

Dentro de esta "agenda vasca" se pretende, además, reactivar la economía del País Vasco saliendo de la recesión.

Todos estos asuntos se pueden determinar en una reunión que parece que tendrá lugar esta misma semana, según han confirmado fuentes del PNV confirmadas por La Moncloa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más