La noticia saltaba hace escasos días, el Vaticano no quiere verse envuelto en la tesitura de tener que decir “no” a Jorge Fernández si éste es propuesto como embajador de España en Roma. Según eldiario.es la personalidad de Francisco I hace que la posibilidad de llegar a Roma como embajador del Ministro de Interior en funciones sea nula o casi nula, debido a que el actual pontífice está, según describe eldiario.es, sobre informado de todo lo que acontece en el mundo, no sólo es informado por los cauces oficiales, sino que existe un canal informativo extraoficial que le hace tener una visión más cercana y real de la actualidad, por lo tanto el Pontífice no vería con buenos ojos la llegada del ultra católico Jorge Fernández Díaz.

Y es que el Ministro del Interior cuenta con un historial un poco delicado en lo que concierne a Derechos Humanos, algo que como católico no le beneficia.

No sólo su postura frente a la crisis de los refugiados o la problemática que surgió en relación a las vallas puestas en Ceuta y Melilla, sino que la ley Mordaza ha hecho que una parte de la Iglesia deteste la actitud del Ministro del Interior en funciones.

Sin embargo Jorge Fernández Díaz tiene de su parte a la Iglesia española conservadora, manteniendo estrechos lazos de amistad con los siempre problemáticos Rouco Varela y Cañizares, pero esa relación no le beneficia nada de cara al nuevo Pontífice que no termina de fiarse del todo del Opus Dei. Jorge Fernández Díaz que siempre ha sido relacionado con dicha congregación, aunque sus fieles son “secretos” pero desde la llegada al Ministerio del Interior se ha relacionado a Jorge Fernández con dicha congregación.

Pero es que Jorge Fernández Díaz ya se ha enfrentado al Vaticano en más de una ocasión, la amistad con el ex presidente de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela, parece haberle dado inmunidad para hacer lo que quisiera y ya en el año 2012 se enfrentó al Vaticano. Por aquel entonces el Pontífice era Benedicto XVI, Papa que no reconocía legitimidad a la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, Orden a la que se le prohibía el uso de templos religiosos para sus actos de investidura, pero eso parece ser que en el año 2012, al Ministro del Interior, ahora en funciones, le importó muy poco y se sentía fuerte con sus lazos de amistad y el 25 de Octubre de aquel año en una iglesia de Madrid, no sólo se permitió el uso de ella a dicha Orden, sino que encima Jorge Fernández Díaz acudió a la ceremonia.

Puede ser que el actual Papa y Jorge Fernández tengan una concepción de la religiosidad y el catolicismo un tanto opuestas, pero han sido las actitudes de arrogancia, soberbia y en determinados momentos un “abuso de poder” las que pueden haber truncado su llegada a Roma como embajador.

Pueden seguir todos nuestros artículos enhttps://www.facebook.com/Laplumadeunoasis/

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!