Dos años son los que le deja de margen la Comisión Europea a España para que ajuste su déficit. Desde que la Crisis financiera surgida en 2008 empezara a golpear sin piedad a las principales potencias del mundo, España y Portugal fueron, desde el principio, dos de los países más afectados por la situación.

Ni las constantes medidas de austeridad, ni varias tandas de recortes han conseguido que los dos países de la Península Ibérica ajusten sus cuentas acorde a los mínimos solicitados desde Bruselas.

Hoy, tenía lugar la reunión en la que la Comisión Europea emitía un veredicto final tras el que España y Portugal tendrían o no que pagar una multa.

El famoso Pacto de Estabilidad firmado entre Bruselas y el resto de países legitima a esta para sancionar a todo aquel país miembro que no cumpla con los objetivos de déficit demandados. España y Portugal, pese a ser las naciones que más recortes han aplicado en materia económica, se encuentran todavía por debajo de los niveles que demanda Bruselas.

En el caso de España, la multa ascendería a 2.200 millones de euros, el equivalente al 0,2% del PIB nacional. Entre las opciones presentadas el lunes por la Comisión Europa se encontraba la cancelación del proceso, y por ende, el perdón de la multa; la multa máxima, o una sanción establecida en los 1.100 millones. El ala más radical de este órgano ejecutivo y legislativa llegaba a solicitar sanciones de 500 millones de euros.

Pero, como no es oro todo lo que reluce, el futuro que le espera a España pinta incierto y complicado.

Las sanciones impuestas desde Europa si el año que viene no cumplen con los objetivos de déficit son una suma significante. A todo esto, hay que sumar el informe que emitirá cada tres meses la Comisión para valorar la situación de las arcas públicas.

¿Cómo afecta esto al país y al ciudadano? Pues, sin duda, con más políticas de recortes que se verán reflejadas en la inversión en sanidad, educación, etc.

A todo este caos, debemos sumar la situación política que vive España, sumida en el revuelo y la falta de acuerdo para formar pactos o diálogos que generen un Gobierno en el país, y la situación de inestabilidad social en Europa (refugiados, ataques terroristas constantes, Brexit...) son algunas de los muchos frentes que tiene abiertos España.

Son tiempos decisivos y determinantes en el desarrollo y recuperación del país.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más