Siendo el 9 de Julio una fecha tan importante para la Argentina, que conmemora nuestra Independencia lograda en 1816, eran previsibles grandes repercusiones políticas, en especial por ser esta fecha la primera transcurrida por Mauricio Macri como Presidente de la Nación.

En una vista general, dos aspectos opacaron las celebraciones por el Bicentenario del mandatario: sus compañías y sus discursos.

Aldo Rico y Juan Luis Manzur: los aguafiestas

Este fin de semana Twitter rebalsó de quejas y repulsiones por la presencia de, principalmente, dos personajes "antipatrióticos".

En primer lugar, Aldo Rico. El carapintada se sumó al desfile hecho en la Av. Libertador por excombatientes de Malvinas que fueron ovacionados por el público hasta las lágrimas. “Gracias”, era el mensaje unificado de aquellas familias que los vieron y aplaudieron al pasar vestidos con sus trajes de guerra. Pero al aparecer el militar retirado, no sólo fue repudiado por los presentes sino que también lastimó gravemente la figura del Presidente, a quien esto le costó la creación del hashtag #MacriVergüenzaNacional.

Aún así, desde el Ministerio de Defensa de la Nación explicaron que la responsabilidad de la organización de dicho desfile fue de los centros que agrupan a los ex combatientes.

Pero para ese entonces, el prestigio de Macri ya no tenía vuelta atrás.

Mas el gobernador de Tucumán, Juan Luis Manzur, parece tampoco haber sido de buena compañía para el Presidente, quien también recibió innumerables reclamos por parte del pueblo por compartir un día de tamaña importancia democrática y nacional con él, a quien aún la historia lo condena, y la gente lo recuerda.

Asimismo, en este acto realizado en la Casa de Tucumán no se hizo presente ningún diputado del Frente Para la Victoria, lo cual fue considerado por los simpatizantes con el kirchnerismo como un acto hasta de tinte heroico por no compartir esta fecha con Manzur, quien aprovechó la ocasión para alejarse de ese partido al especificar que “Cristina sumó, pero hay ciclos que se cumplen” y al mostrarse optimista frente al nuevo gobierno: "Renovamos la esperanza por una Argentina de pié, pujante, inclusiva, y con todos los argentinos adentro".

La oratoria de Mauricio Macri

El poder de discurso del mandatario no es su aspecto más favorecedor, de hecho, le ha costado la malinterpretación de sus mensajes en más de una ocasión y este fin de semana le costó más críticas.

Durante su discurso en Tucumán y frente a la presencia del rey emérito de España, Macri expresó que los líderes de la independencia probablemente sintieron angustia por independizarse: "Deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido rey, de separarse de España".

Las repercusiones no tardaron. Tal es el caso del dirigente socialista Jorge Rivas, quien contraatacó: "Hace 200 años, cuando las Provincias Unidas declararon su independencia, no todos los miembros de las clases dirigentes estaban de acuerdo con esa decisión.

Al contrario, muchos eran partidarios de volver a subordinarse al rey de España, o de conseguir el Protectorado de la Corona Británica. Esperaban hacerse perdonar así el movimiento de mayo de 1810". Y sumó: "Hoy estamos ante un conflicto semejante, pero los que están en el gobierno son los que quieren al país de rodillas frente a los poderosos del mundo".

A tal punto alcanzaron las quejas y burlas que el periodista Roberto Navarro creó "#AngustiaLasPelotas", levantando miles de opiniones. La mayoría de ellas, negativas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más