Este jueves se ha dado la última ronda de consultas y los cuatro partidos con más votos han ido a Zarzuela para hablar de la situación con el Rey. Albert Rivera ha sido el primero en acudir a la cita con Felipe VI y ha puesto sobre la mesa un plan principal para desbloquear la situación ya que “Ciudadanos es el único partido que ha movido ficha y ha propuesto soluciones”. Esta primera opción es una gran coalición que sea “un Gobierno fuerte que luche contra la corrupción y con las manos limpias y que tenga un consenso entre los principales partidos constitucionalistas de este país”.

Albert Rivera le ha comunicado a Felipe VI que cuente con los escaños de C’s para conseguir que se produzca el primer plan propuesto por la formación naranja.

Ese es el plan A aunque “el Partido Popular y el Partido Socialista se den la espalda”, no obstante hay un plan B. Esta segunda opción es que “el partido que ha ganado las elecciones y su candidato, Mariano Rajoy, se presenten a la investidura y los partidos de la oposición, aunque no apoyemos ese Gobierno ni participemos en él, tengamos una posición responsable y constructiva y permitamos el desbloqueo con una abstención que permita poner en marcha este país”. En este caso, Albert Rivera le ha transmitido al Rey que también cuente con sus escaños para esta alternativa.

El máximo dirigente de Ciudadanos ha recalcado que su partido ha sido el único que se ha movido y que ha tenido la intención de dialogar.

Además, Rivera ha transmitido en rueda de prensa que le ha dicho a Felipe VI que votarán “no en la primera vuelta” y se abstendrán en la segunda “para evitar que este país se vea abocado a un bloqueo institucional sin precedentes, son las segunda elecciones y llevamos nueve meses con un Gobierno en funciones”.

La principal condición para un cambio de opinión de Ciudadanos es la de muchos de los partidos políticos del Congreso pero Rajoy no quiere apartarse para facilitar una negociación. Como ha comentado Rivera, “ya se lo dije a Rajoy durante nuestro encuentro pero me contestó que la única opción posible es que él encabece ese Gobierno".

A ojos de Albert Rivera, lo que ocurre es que “hay un gobierno en minoría que no quiere regenerarse ni renovarse ni luchar contra la corrupción y, por tanto, la opción sería que ese gobierno empiece a andar teniendo contactos y apoyos puntuales desde la oposición”. Esta visión estaría dentro del plan B que propone Ciudadanos.

Por lo tanto, lo que queda en claro después de que Albert Rivera haya hablado con el Rey es que hay dos opciones posibles, la primera sería dialogar con PSOE y PP para formar un Gobierno entre los tres partidos y la otra sería abstenerse y provocar así un Gobierno en minoría del Partido Popular en el que prime el diálogo entre todos los partidos para llegar a acuerdos sobre los diversos temas de la legislatura.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!