El Referéndum que, este jueves 23 de junio, marcará el futuro del Reino Unido, tiene algunos puntos claves que todo ciudadano de la Unión Europea debe conocer.

Uniendo las palabras "Britain", haciendo alusión al Reino Unido, con "exit", que significa salida, se forma el acrónimo Brexit. Los motivos por los que se realiza esta consulta popular, son pocos y muy fáciles de explicar. Fue una promesa de campaña electoral del actual primer ministro David Cameron. En aquel momento, comienzos del 2013, asumió la responsabilidad de realizar un referéndum de ganar las elecciones en el 2015.

Fue una estrategia que pretendía incluir los reclamos del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y de ciertos sectores más conservadores que pedían un nuevo pronunciamiento popular sobre la pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea. Cabe recordar que son parte de la comunidad desde el año 1973, dos años después de ingresar se realizó una consulta general donde se volvió a optar por la pertenencia.

En estos más de 40 años, ciertos acontecimientos han mermado el entusiasmo de muchos ciudadanos y los principales representantes políticos aprovechan que Cameron cumple su palabra, para hacer campaña en contra.

¿Qué alegan los que quieren dejar la Unión Europea? En principio, hacen alusión al temor de un ingreso masivo de inmigrantes y de poco control y poder de decisión en este tema. También, prácticamente en igualdad de importancia, argumentan que la Unión Europea impone ciertas reglas que económicamente no favorecen al país.

Sin embrago, los que están a favor de seguir siendo parte de la Unión Europea, sostienen que la economía se ve mejorada gracias a ello y consideran que la amenaza terrorista se combate mejor siendo parte del grupo.

Si gana el dejar de pertenecer, los resultados estimados se conocerán la mañana del viernes, Reino Unido cuenta con 2 años para abandonar la Unión Europea. Se estima que, quienes quedarán en peor situación ante esta posibilidad, son los inmigrantes que actualmente viven en Gran Bretaña. Al dejar las normas comunes, recaerían sobre ellos las consecuencias más duras de la salida. Pese a que podrían continuar viviendo allí los dos años que a Reino Unido le lleve dejar el grupo, se les podría exigir permiso de trabajo, si el gobierno deseara implementar esta medida.

Están habilitados a sufragar cerca de 40 millones de personas, ningún extranjero residente en Reino Unido podrá emitir su voto este jueves. Los que sí podrán hacerlo son los británicos, irlandeses y los ciudadanos miembros de las Naciones Británicas, el denominado Commonwealth, que sean mayores de 18 años. También podrán emitir su voto los británicos que lleven menos de 15 años viviendo en el extranjero.

En el referéndum solo se hará una pregunta, si deben dejar la Unión Europea o continuar en ella.

La respuesta también será una, continuar o dejar. No hay antecedentes de que un país abandone el grupo, solamente Groenlandia, perteneciente a Dinamarca, después de un plebiscito en 1985 abandonó la Unión Europea.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más