MARIANO RAJOY

De sobra es conocido el potente suelo electoral de la formación liderada por Mariano Rajoy, capaz de resistir cualquier envite sin resentirse lo más mínimo en su rédito de votantes. Los populares son conscientes de que son los líderes en lo que a fidelidad electoral se refiere y, por tanto, el nivel de presión y nerviosismo en estos lares es muy reducido. Veremos a un Rajoy con un discurso triunfalista, haciendo gala de su buena gestión al frente del Gobierno e instaurando un mensaje del miedo contra todo aquel que no sea de su partido.

Es más que probable que sea un debate de todos contra él, pero en Génova están tranquilos. Aunque pierda la batalla de esta noche, la guerra la tienen casi ganada. Es el candidato que menos tiene que perder.

PEDRO SÁNCHEZ

El candidato socialista atraviesa un momento muy complicado. El barómetro del CIS y también varios sondeos de distintas empresas demoscópicas dan por hecho su peor pesadilla: el sorpasso de Unidos Podemos.

La campaña del PSOE pasa por evitar que estas encuestas lleguen a ser reales. Tiene que arriesgar para recuperar un calado de votantes que ha ido perdiendo progresivamente. Esta noche se la juega porque en función de su actuación, el PSOE podrá recuperar la hegemonía de la izquierda o continuar desangrándose. Sánchez tiene dos frentes abiertos. Uno con Ciudadanos donde acuden sus votantes más moderados y otro con Unidos Podemos, formación que recibe el electorado más izquierdista.

Hoy se debe ganar la confianza de ambos lados. Para ello, se batirá en duelo con Rivera e Iglesias. Si logra vencer a ambos, los socialistas saldrán altamente reforzados.

PABLO IGLESIAS

Es el candidato que llega a la cita de esta noche más reforzado. La evolución de su formación desde la confluencia con Izquierda Unida y demás fuerzas progresistas es al alza. Esta noche, Iglesias debe ser conservador.

A diferencia del debate a cuatro que tuvo lugar en la pasada campaña, no le conviene arriesgar porque ahora no tiene que "remontar", sino asentar los buenos pronósticos que le otorgan los sondeos. Debe ser capaz de mantener ese elevado número de votantes y evitar que fluyan hacia otras formaciones. El objetivo de Unidos Podemos ha de pasar por no perder el debate. Iglesias debe ofrecer una imagen de confianza, ilusión y garra.

Tendrá que ponerse a la defensiva de los constantes ataques que recibirá del resto de participantes, pero debería no entrar en el juego sucio de descalificar a sus rivales. No le interesa. Sus votantes ya los tiene, así que mejor no errar y perderlos.

ALBERT RIVERA

En último lugar, se encuentra el candidato de Ciudadanos. Albert Rivera es consciente de que en el debate de esta noche va a ser muy complicado captar nuevos votantes, si bien su estrategia versará, como acostumbra, en intentar ganar terreno en el centro ideológico donde residen votantes del PSOE y PP.

Sin embargo, creo que su techo electoral está bastante definido y es complicado que capte nuevos perfiles. Ha de procurar, por el contrario, no perder el rédito que ya tiene y asegurar sus 40 escaños que, sin duda, serán decisivos en la posterior formación de Gobierno. A Ciudadanos se le hacen muy cuesta arriba las campañas y cometen fallos que tienen consecuencias negativas para ellos. Por tanto, Rivera ha de intentar mantenerse firme en las proclamas, no entrar en batallas dialécticas acaloradas y seguir un guion ordenado que le impida tropezar en algunos temas sociales, como la violencia machista, su punto negro.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más