Vivimos tiempos duros, eso es algo que ya nadie pone en duda, y es que la gran crisis que afecta, no sólo a España, sino a bastantes países, ha azotado con la fuerza de un mar enbravecido. Por mucho que se esfuercen en tapar lo obvio, la miseria que se vive en el territorio español es tal, que multitud de personas se ven obligadas a rebuscar en los cubos de basura para poder alimentarse, la miseria es tal, que multitud es la gente que rebaja la leche con agua para alimentar a sus hijos, y eso señores, es una absoluta vergüenza en los tiempos que vivimos. ¡El capitalismo funciona! ¡No hay un sistema alternativo!

Que curioso que digan estas frases todos aquellos que de una forma u otra se están enriqueciendo a costa del trabajador obrero.

Con este panorama en España, como era de esperar, se han alzado nuevas alternativas políticas, y una de ellas es Podemos, quien, en confluencia ahora con IU (UNIDOS PODEMOS) parece apuntar que va a sobrepasar al PSOE y constituirse como la auténtica alternativa de izquierdas.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, no para de repetir una y otra vez que la alternativa poltica de izquierdas que existe es el PSOE, algo bastante curioso teneindo en cuenta que practicamente lo que hacen es lo mismo que le PP o peor. ¿Cuantos casos de corrupción acumula el PSOE? ¿Cuantos son ya los imputados en Andalucia por ejemplo?

No, el PSOE no es ninguna alternativa, y eso lo demostró cuando hizo el pacto con Ciudadanos, un partido de derechas que se autoconsidera de centro, y digo autoconsidera porque ellos son los únicos que lo dicen.

En Andaluciá ha surgido un nuevo escándalo, y no tiene que ver con corrupción, sino con miseria, que es lo primero que mencionábamos en este párrafo, y es que la miseria en Andalucía es tal, que más de 7.000 mujeres en Andalucía limpian habitaciones de hotel a menos de 2 euros la hora, si, como se escucha, a menos de 2 euros la hora.

"En el mejor de los casos nos pagan 2 euros la habitación, pero yo he llegado a cobrar 1.75" comentaba Olivia, una camarera de piso de un hotel sevillano.

Carmen, una compañera de Olivia y que lucha porque dichas condiciones no queden en el olvido comentaba que ni tan siquiera le dejaban cambiarse de compresas.

¿Este es el cambio que defiende el PSOE? Aunque teniendo en cuenta que la mujer de Pedro Sánchez era socia en una empresa de contratos basura la respuesta parece ser obvia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!