Apenas faltan cuatro días para que volvamos de nuevo a las urnas. Los partidos están en sus últimas horas para atraer más adeptos a sus filas. Se juegan el papel que asumirán los próximos cuatro años. Aunque no está del todo claro, porque las encuestas vaticinan un resultado similar al pasado 20 de diciembre, salvo por el sorpassode Unidos Podemos al PSOE. Los 'veteranos', PP y PSOE, se enfrentan a un escenario al que no están acostumbrados. El bipartidismo y las mayorías absolutas se han acabado en nuestro país. Llega la época de los acuerdos, pero ¿cómo actuará la 'vieja' política ante esta nueva situación?

¿Harán pactos con los 'nuevos' o entre ellos? o, quizá, ¿se convoquen de nuevo elecciones?

El PSOE ha asegurado que no habrá unos terceros comicios. Entonces, si se cumplen los pronósticos de las encuestas, el Partido Socialista se situará en tercera posición, la más complicada, y tendrá dos opciones: permitir que vuelva a gobernar el PP o nombrar presidente a Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos. Algunos barones socialistas impidieron las pasadas elecciones que hubiese un acuerdo con Podemos. A no ser que hayan cambiado de opinión, esta última opción es inviable, puesto que, en estos días, Sánchez y miembros de su partido han arremetido durante contra Unidos Podemos. Sin embargo, la primera opción es apoyada por el expresidente Felipe González.

Una alternativa que no comparten parte de los votantes socialistas, como se refleja en diversas encuestas, porque prefieren la unión de la izquierda.

El PP ha dejado claro cuál será su actitud, si se repite el resultado. El partido de Rajoy propone que gobierne el más votado. Lógico, porque, según las encuestas, será el más votado.

Rajoy quiere el apoyo del PSOEpara formar Gobierno bajo la gran coalición. El PP considera que es la opción que más estabilidad dará al país. Una propuesta que la formación de Rajoy no aceptó a la inversa en otros lugares de España, como Andalucía. Tras las elecciones andaluzas, votó 'no' hasta en tres ocasiones para impedir que Susana Díaz, líder socialista en esta comunidad, fuera investida presidenta de la Junta.

La postura de Rajoy y su equipo durante estos cuatro años ha sido la de no dialogar con nadie, porque tenían mayoría absoluta.

Ahora la tendencia, según los últimos resultados, será que los políticos dialoguen entre ellos, si desean el bien para los ciudadanos y el país. ¿Estará el PP dispuesto a llegar a acuerdos con el resto? y ¿el PSOE? De no ser así, sus actitudes dejarán en evidencia cuáles son sus intereses y prioridades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!