Pertenecer a un organismo como la OEA significa seguir unas leyes, pautas y normas que en el momento de ser violadas, conllevan a algunas sanciones a los países que han subscrito acuerdos y se han comprometido a respetarlos.

En este caso es el Estado Venezolano que por muchos años ha violado sus propias leyes y las que rigen en algunos tratados internacionales.

 ¿Por qué no se pudo invocar la Carta Democrática antes?

Hay varios motivos:

1) El ex Secretario de la OEA, Rafael Insulsa, nunca hizo el menor esfuerzo en ver a Venezuela como un país que estaba en emergencia, ya que no existía una crisis como la actual, pero sí se violaban los DERECHOS HUMANOS y él hacía caso omiso de esta situación.

2) Los ingresos petroleros eran tan altos que el difundo Hugo Chávez, contaba con la llamada ¨chequera petrolera¨ a través de la cual usaba a su antojo los recursos del país para comprar conciencias, regalando el dinero y vendiendo el petróleo a precios muy bajos, pagado a cómodas cuotas.

3) Se había creado un grupo de países amigos entre los cuales estaban: Cuba, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros, para sabotear cualquier intento de solicitud de aplicación de la Carta Democrática.

Hoy en día el panorama mundial, y en especial el latinoamericano, ha dado un vuelco de 360 grados, principalmente porque el nuevo Secretario de la OEA, Luis Almagro, está actuando apegado a las leyes y luchando con las armas DEMOCRÁTICAS, las cuales el anterior Secretario no usó.

En segundo lugar, la renta petrolera dejó de usarse para comprar conciencias porque ya no alcanza ni para los propios venezolanos; además la situación de los países aliados cambió radicalmente con la salida de la presidencia Cristina Fernández K y el retiro provisional de Dilma Ruseff.

El mundo entero, al fin, vuelve su clemente mirada hacia un rico pero desangrado país que necesita de la ayuda internacional para salir de esta crisis política y humanitaria; por lo cual han visto con beneplácito la acción del Secretario Luis Almagro de convocar la Carta Democrática junto a un documento de 132 páginas, donde entrega pruebas irrefutables con respecto a la grave situación por la cual está atravesando el pueblo venezolano.

A esta solicitud, el DICTADOR venezolano respondió ¨que se meta la Carta Democrática por donde le quepa¨haciendo una burda imitación de su antecesor, quien en alguna oportunidad también hizo lo propio.

Así el DICTADOR ¨Venezolano¨ se coloca al margen del tratado firmado en la OEA, de la misma manera como lo hace al violar la constitución de Venezuela a diario y tratando de evitar a toda costa que se le separe del cargo a través del Referendo Revocatorio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más