La decisión tomada por Reino Unido acerca de continuar o no en la Unión Europea, es mucho más que una elección política. Miles de inmigrantes verán su presente y futuro modificado por una u otra opción. Se estima que alrededor de 4.600 profesionales de la salud de origen español residen y trabajan actualmente en Reino Unido.

Tanto médicos como enfermeros podrían en primer lugar necesitar de un permiso de trabajo, pero ese no sería el punto más acuciante, sino la obligatoriedad de convalidar los títulos universitarios, situación que no ocurre al ser ciudadanos de la Unión Europea.

El recorte que podría realizar el gobierno oscila los 38 millones de euros.

Desde el Consejo General de Enfermería han comunicado su preocupación por los colegas del sector sanitario residentes en Reino Unido.

El tercer punto que preocupa a los profesionales de esta área está relacionado con las pensiones y las cotizaciones. De revertirse la situación de residentes miembros de la comunidad, podrían perderse todos estos años en lo que los extranjeros han aportado al Estado. Condición que deberá reverse de existir cambios radicales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!