El sablazo ahora es para la educación en Cataluña, es oficial, no un rumor, pues se publicó en el Diario Oficial de Cataluña, el 9 del corriente mes, donde el gobierno catalán autoriza las aperturas de Egara en Terrasa, el Piu Piu en Arbrera y Pam i Pipa en Sabadell, a lo que suma en la misma semana las escuelas privadas de Acadef en Sant Feliu de Llobregat y la de Vitae en Girona, pero esto no para aquí, también se procedió a la autorización de apertura ya concedida a dos centros más, el de Ginebró en Llinars del Vallès y de Jaume Balmes en L’ Hospitalet de Llobregat.

Anuncios
Anuncios

Todo esto en la ya creada polémica de cierre de centros de enseñanza en Baix Llobregat, a los que se suma la suspensión del refuerzo por causa de prórroga presupuestaria del refuerzo de la escuela inclusiva (prórroga provocada gracias a la negativa de la CUP a votar los presupuestos, dentro de la aventura independentista que encabeza Puigdemont y que empuja a Cataluña a un camino por demás incierto). En resumen: los recortes ahogan a Educación y fomentan la enseñanza privada.

Estos recortes han provocado movilizaciones delante del parlamento catalán por parte del Assamblea Groga la cual exige la dimisión de la actual Consejera de Educación, la convergente Maritxell Ruiz. La consejera explicó que la avalancha de concesiones entra de la normalidad pues en agosto y en función al número de matriculaciones se tendrán en cuenta los conciertos educativos a los que se puedan tener derecho dentro de estos colegios.  

Algunas formaciones políticas acusan al gobierno catalán de fomentar la privatización de la enseñanza con esta avalancha de concesiones, además se torna evidente, ya que las mismas serán apoyadas vía subvenciones, además, tres de los colegios privados que se autorizan “casualmente” se abren donde la Generalitat a través de la Consejería de Educación cerró 14 líneas de P3, algo que motivó las protestas de los alcaldes de la comarca que se han visto afectados con esta medida que califican de “desproporcionada y claramente privatizadora, que beneficia directamente a los nuevos colegios privados”.

Anuncios

La imposibilidad de contar con la suma de 211 millones de euros por parte de la Consejería de Educación es la excusa perfecta para dar luz verde a 7 centros de enseñanza privada, gracias a la negativa de la CUP a votar los presupuestos, por ello centros de máxima complejidad y los decretos de escuela inclusiva se quedan sin presupuesto, algo lógico de cara a la gente pero muy opaco en realidad, los 7 centros no se forman en semanas ni cuentan con personal, ni instalaciones para hacer frente a la demanda que pueda existir, todo apunta a una cuidada planificación de privatización por parte de la Generalitat.

Así y todo, las becas comedor al igual que la incorporación de 790 nuevos profesores no se verán afectadas a pesar del recorte, Esther Niubó, portavoz de Educación del PSC  exige al parlamento catalán que se “ deje de señalar o buscar culpables” y que rectifique la polémica medida,  más contundente aún fue cuando le conminó al Gobern que priorice la lucha contra las desigualdades en la escuela así como la Educación Pública, pero la Generalitat no dará marcha atrás en este nuevo proceso de privatización.

Anuncios

 

 

Haz clic para leer más