El único debate entre los 4 candidatos a la presidencia de España, comenzó cerca de 10 minutos después de lo previsto. Apenas los políticos aparecieron en el plató y lo fotógrafos se abalanzaron todo lo permitido para hacer fotografías, el audio en crudo hizo que cada cadena televisiva retomara la conexión en estudios y diera tiempo a solucionar el fallo técnico que amenazaba la trasmisión desde el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

Los moderadores del encuentro fueron los periodistas Ana Blanco, Vicente Vallés y Pedro Piqueras, quienes aportaron dinamismo a un formato que, muchas veces, por lo clásico y previsible, puede resultar aburrido.

El ataque a Rajoy y su política de gobierno dominó el primer bloque y pese a lo previsto, las líneas directas al actual presidente, lo fortalecieron. Mariano Rajoy mantuvo la calma, pese a que ninguno de sus adversarios había dejado pasar la oportunidad de atacar su gestión. Uno a uno respondió con seguridad y números que rebatían los datos.

De hecho, algunas de las frases emblemáticas de encuentro provinieron de su atril. “Al gobierno se viene aprendido” cerró una de sus alocuciones. “Gobernar no es fácil”, dijo en tono académico y ninguno de sus contrincantes lo negó.

A la vuelta del corte publicitario, momento en que los candidatos podían consultar a sus asesores, los ataques se dividieron.

Pedro Sánchez, mermó su ofensiva hacía el PP para dirigirla a Pablo Iglesias. Mientras que Albert Rivera también supo redirigir su crítica a Podemos.

Apenas pasadas las 23,20 hs se les preguntó a los candidatos por la violencia de género. Pablo Iglesias fue quien comenzó la ronda. Alternativa habitacional, propuso Iglesias, sin ahondar en detalles.

Pedro Sánchez apuntó articular un pacto social. “El Partido Socialista es el partido de las mujeres” sostuvo en un discurso que lejos de proponer se centraba en criticar las políticas al respecto de Mariano Rajoy.

Albert Rivera no logró resaltar y, aunque esta vez los nervios no lo paralizaron, no logró destacar en tiempo y forma.

Apoyado por recortes de periódicos, citaba los errores de Iglesias, Sánchez y Rajoy. “Yo le escuché decir a usted, que yo cobré en los últimos años dinero negro” replicó Mariano Rajoy a Rivera, mientras que el líder de Ciudadanos negaba haberlo dicho.

“Yo también tengo mucho respeto por el señor Mariano Rajoy” sentenció Pablo Iglesias a la par que justificaba que la fuerza política a la que representa no pedirá dinero a los bancos.

Fue entonces Rivera, que mencionó las deudas bancarias “usted no lo pide dinero a los bancos porque el dinero se lo da Maduro” mencionó Rivera a Iglesias. El líder de Podemos sostuvo que esa afirmación era una acusación muy grave, pero Rivera mantuvo sus dichos y sumó detalles.

Pablo Iglesias manifestó eufórico que quiere ponerse de acuerdo con el Partido Socialista y pidió a Sánchez que se defina. Sobre el final de debate que duró poco más de dos horas, los candidatos hablaron de la política exterior, especialmente sobre los planes para refugiados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!