Por el puesto que ocupa, internamente en la formación naranja. Juan Carlos Girauta es un asiduo en los medios. No es raro verlo en diferentes medios, pero esta semana ha sido noticia por unas insinuaciones que no parecen haber sentado del todo bien. En su afán por defender a su líder Albert Rivera, le llevó a decir o insinuar que el cara a cara que presenciamos en el programa Salvados: partido de vuelta fue una encerrona. Son muchas las fuentes de información y algunos medios los que han afirmado que sólo es una treta para tapar la derrota en el debate del líder de la formación naranja frente a Pablo Iglesias.

Afirmaciones que no han sentado del todo bien en algunos círculos periodísticos y sociales. Las declaraciones fueron polémicas pues no se produjeron hasta que diferentes encuestas, en diversos medios reflejaron que el ganador fue el líder de Podemos.

Juan Carlos Girauta tras estas declaraciones se puso en boca de muchos medios y fueron algunos los que reflejaron su pasado político. Militante del Partido Socialistas Obrero Español (PSOE) hasta el año 1986, pasó a ser candidato del Partido Popular (PP) hasta en tres comicios electorales, en los cuales no fue electo en ninguno de ellos. La primera vez que concurrió a unas elecciones por el PP fue en las municipales del año 2003 en la localidad Castellón de Ampurias. La segunda vez fue como candidato al Parlamento catalán por la circunscripción de Gerona en el mismo año, la tercera y última vez que fue en una lista de los populares fue en el año 2004 como candidato al Congreso de los Diputados por la misma circunscripción, es decir, Gerona. En el año 2014 se afilió a la formación naranja y obtuvo su acta de Eurodiputado en el año 2014, junto con Javier Nart.

Actualmente en el Congreso de los Diputados en la pasada “mini” legislatura, aspira a volver a ocupar su escaño.

Esta actitud no es un caso aislado en la formación naranja, la candidata de Extremadura o el candidato en Andalucía han sufrido una evolución parecida, sólo que ambos líderes pasaron también por partidos regionalistas.

En el caso de Prendes, miembro de la pasada mesa del Congreso, aguantó hasta última hora como cabeza de lista de UPyD para “cambiarse la chaqueta” a última hora y así perjudicar más aún a la formación magenta. Un transfuguismo que algunos medios deciden ocultar para no manchar la imagen de Ciudadanos, pero que es de sobra conocida por todo aquel que siga la política.

En el Parlamento Europeo la actitud de cambiarse de chaqueta ha sido normal, Fernando Maura, que ha pisado toda formación política, se presentó por UPyD y luego en el Parlamento Europeo se cambió de partido, siendo posteriormente candidato y diputado de la pasada legislatura por la formación naranja. Pero esta actitud no es la única en el Parlamente Europeo, donde la formación magenta sólo cuenta con Maite Pagaza y Beatriz Becerra como diputadas, a pesar de sacar cuatro escaños, ya que el resto o se han pasado a Ciudadanos o están en un terreno ambiguo.

Este tipo de actitudes están llevando a un ambiente peligroso para la formación de Rivera, vemos últimamente los constantes problemas que existen en diferentes delegaciones locales o provinciales.

Sin duda alguna es un problema que deberían tener en cuenta, ya que acaparar a tantos políticos con un pasado tan cambiante les puede llevar a un fracaso como formación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!