En la noche del 26J se vieron caras de tristeza en los discursos dados por los líderes políticos. PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos se han estrellado electoralmente. El único optimismo se respiraba en la sede del PP en Génova. Los sondeos daban un resultado totalmente diferente al que se vio al final del escrutinio. Ahora la pregunta es si se ha desbloqueado el panorama político.

Con respecto a las Elecciones generales del 20D los resultados han sorprendido bastante.

En esos primeros comicios el PSOE conservó Extremadura y Andalucía, mientras Podemos se imponía en País Vasco y Cataluña y el resto del mapa quedaba teñido de azul. El 26J ha dibujado un panorama político que preocupa bastante a los líderes. Mientras Unidos Podemos ha conservado las dos comunidades autónomas antes mencionadas, PSOE pierde en Extremadura y en su principal feudo, Andalucía. De esta forma, el Partido Socialista obtiene los peores resultados de su historia.

Posibles pactos

En función de los pactos electorales llevados a cabo tras el 20D, es difícil imaginar que estos nuevos resultados puedan desembocar en un Gobierno. Ninguna de las formaciones políticas quisieron llevar a cabo acuerdos con Rajoy para formar un gobierno junto al PP. Ahora que el Partido Popular ha arrasado, veremos los virajes que se producen.

PSOE tuvo la llave del gobierno entonces y una investidura fallida.

Pudo haber pactado con el PP para formar gobierno, pero la prioridad de Pedro Sánchez era desalojarles de la Moncloa. Estos nuevos resultados, en los que PSOE baja y PP sube, también podrían desembocar en un pacto como aquel.

En cuanto a una posible coalición entre PP y Ciudadanos, en aquellos momentos la suma no daba para llegar a los 176 escaños necesarios para la mayoría absoluta. Y, en esta ocasión, la ecuación se repite.

Con todo, Albert Rivera ha repetido hasta la saciedad que nunca formaría gobierno con Rajoy, pues su objetivo era hacer campaña contra el PP.

Los únicos que llegaron a un pacto formal fueron Ciudadanos y PSOE, pero la suma de sus escaños tampoco permitía la formación de un Ejecutivo. Así, tras la fallida investidura de Pedro Sánchez y el viraje de Albert Rivera hacia el Partido Socialista tras haber criticado con dureza también a éste por formar parte del bipartidismo, tampoco dio la suma.

Aunque esto sirvió para que los votantes de PSOE y Ciudadanos vieran los dientes al lobo. Ambos partidos han bajado en voto y ninguno de ellos es capaz de formar gobierno.

Tampoco daba la suma entre PSOE y Podemos. A pesar de que en coalición con otras formaciones minoritarias hubieran alcanzado la llave de la Moncloa, Pedro Sánchez no quiso pactar con aquellos partidos llamados independentistas. Asimismo, el panorama vuelve a repetirse para estos partidos.

Podrían formar gobierno, pero depende de los acuerdos y de los principios políticos de cada uno.

Da la impresión de que Ciudadanos y Unidos Podemos nunca llegarían a un pacto de gobierno, pues son formaciones antagónicas. Si unieran sus fuerzas al PSOE podrían alcanzar la mayoría parlamentaria necesaria como para llegar al Ejecutivo. Tanto Podemos como Ciudadanos han intentado formar gobierno junto al PSOE, pero entre ellos mismos sería algo difícil, aunque se pueden dar virajes impensables. Tanto que si el PP y PSOE pactaran, podrían formar Ejecutivo, aunque sería el descalabro definitivo del Partido Socialista.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más