Tras los comicios del pasado domingo, el escenario de pactos ha vuelto a la esfera política de nuestro país. La holgada victoria cosechada por los populares (137 escaños) sigue siendo insuficiente para la constitución de un nuevo Gobierno y los pactos y el diálogo vuelven a ser fundamentales en Génova si quieren perpetuarse en La Moncloa.

Anuncios
Anuncios

Durante estas primeras horas tras el final del escrutinio, los focos mediáticos se han centrado en la figura de Pedro Sánchez por considerarle la pieza clave para mantener a Rajoy al frente del Ejecutivo o, por el contrario, ser el líder de una mayoría alternativa (muy improbable dado los dañinos resultados alcanzados por Ciudadanos, Unidos Podemos y ellos mismos) o, incluso, el responsable de la convocatoria de unas terceras elecciones.

Sin embargo, lejos de esta opinión pública que se ha generalizado, lo cierto es que el PSOE puede quitarse de encima esa encrucijada que poco o nada le beneficia y apostar por un papel secundario donde no deba asumir ninguna decisión contraria a sus ideales y a sus compromisos con el electorado, así como no entorpecer la formación del nuevo Gobierno.

Pedro Quevedo, diputado por Nueva Canarias, puede ser decisivo para mantener a Rajoy en la Moncloa
Pedro Quevedo, diputado por Nueva Canarias, puede ser decisivo para mantener a Rajoy en la Moncloa

Para ello ha de entrar en juego la participación del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que, si bien se presenta en coalición con el PSOE, tiene plena autonomía de voto en cualquier decisión que se tome en el Congreso.

La estrategia de Nueva Canarias es la siguiente. La suma de PP y Ciudadanos otorga un resultado de 169 escaños, cifra que se queda a escasos 7 diputados de la mayoría absoluta. Es posible que los nacionalistas vascos del PNV (5 escaños) y Coalición Canaria (1 escaño) muestren su conformidad con la instauración de un gobierno del PP, ya que, como han asegurado, están abiertos a dialogar con todas las fuerzas y a contribuir en la no repetición de elecciones.

Anuncios

Por tanto, ya nos encontraríamos con 175 votos a favor, que llegarían a 176 con la inclusión de Pedro Quevedo. De esta forma, el PSOE y el resto de formaciones no nombradas anteriormente votarían en contra, pero su suma de 174 sufragios sería insuficiente para tumbar el mantenimiento de los de Génova en el poder.

Desde las filas socialistas y populares ya han empezado a barajar esta posibilidad al suponer un acuerdo de no agresión entre ambos partidos y no resultar perjudicial para ninguna de las dos formaciones.

De realizarse, Pedro Sánchez evitaría tener que dar explicaciones de una hipotética abstención muy dolorosa para las bases de su partido y a su vez lograría, indirectamente, evitar nuevos comicios en el próximo otoño, que podrían suponer una nueva ruptura de su suelo electoral como lleva ocurriendo en los últimos dos años.

Nos esperan largas y tediosas semanas de negociaciones, diálogos, desencuentros y, ojalá, pactos. La reducción de la participación en estas elecciones ha demostrado que la ciudadanía se encuentra cansada de acudir a las urnas y ver como posteriormente sus representantes electos no logran consumar sus deseos legítimos expresados en los colegios.

Anuncios

España necesita más pronto que tarde un Gobierno y, posiblemente, la opción de utilizar el escaño de Nueva Canarias para ese menester sea, hoy en día, la alternativa más sensata. Por el momento, Rajoy ha dicho que primero va a intentar la 'Gran Coalición' y que también va a llamar a Ciudadanos, cuyo resultado les hace ser menos decisivos. Toca esperar a ver cómo se desenvuelven los días, pero no olvidemos que el comodín de Pedro Quevedo está listo para usarse en cualquier momento.

Anuncios

Haz clic para leer más