Ayer comenzó en el hormiguero la ronda de entrevistas a los principales líderes de los cuatro partidos principales, y por lo tanto, candidatos a la Moncloa. Albert Rivera, Pedro Sánchez e incluso Mariano Rajoy visitarán el programa presentado por Pablo Motos. En esta ocasión fue Iñigo Errejón el encargado de representar a la formación morada en el programa. No  es que fuese vetado o que Iglesias no quisiera ir, como bien explicó el presentador, al haber ido el líder de Podemos hace poco se pensó que para no resultar monótono pues llevar a otro de los líderes de la formación morada.

Anuncios

Y el programa no defraudó.

      Si  bien es cierto que el tono de la entrevista fue distendido y cordial, nada que ver con aquella primera entrevista que Motos hizo a Iglesias, se pudo ver como pocas veces a un Pablo Motos llevando a cabo una entrevista seria y de un nivel aceptable. Es cierto que la intensidad de la entrevista subió y bajo dependiendo el momento, pero ésta dio la oportunidad de conocer muchos detalles ideológicos, así como propuestas de políticas de Podemos. Aunque si bien es cierto las bromas en relación a su edad en algún momento fueron excesivas y ya monótonas.

      Durante toda la entrevista se llevó a cabo un repaso de la actualidad política.

Se habló de la fallida investidura y de todo lo sucedido en esta mini legislatura, así como se comentó que esta anómala situación está enfadando a algunos votantes y está provocando que muchos no sepan que votar, tanto entrevistador como entrevistado coincidían en que el número de indecisos es muy alto.

       Antes de dar paso a las preguntas que Trancas y Barrancas le hicieron, Iñigo Errejón dejó muy claro que el sueldo de todo los diputados de Podemos es de tres veces el salario mínimo y aclaró porque no se han puesto de acuerdo ni en la bajada del presupuesto de campaña.

Anuncios

Para Errejón establecer que hay que bajar el presupuesto de campaña un tanto por ciento no es de recibo, pues no es lo mismo el porcentaje en el partido que se ha gastado 15 millones de euros que en un partido que se ha gastado dos millones de euros. Insinuó que si se hubiera establecido un techo máximo real quizás el acuerdo si hubiera sido realidad.

       El programa llevó a cabo una sección en la que un reportero preguntaba sobre Errejón, donde hubo afirmaciones y declaraciones para todos los tipos e incluso vimos alguna cara conocida como Errejón.

      El programa acabó con aquel Tweet que tanto revuelo provocó, un tweet que ni él se supo de memoria. Con esta entrevista pudimos ver a un Pablo Motos más serio y de mayor nivel periodístico, eso sí vimos un programa más soso de lo normal ya que no hubo ninguna otra sección de las que caracterizan el programa.