Por primera vez desde que en España se instalara la democracia, 4 candidatos a presidente se han enfrentado en un cara a cara televisado.

En este tiempo, aparecieron y cambiaron, tantos aspectos publicitarios que sería imposible imaginar las campañas electorales de los años venideros. En parte los medios de comunicación y su inagotable influencia en el espectador y, por otro lado, las alianzas, las ovejas negras de cada partido y, fundamentalmente, los indecisos. Si algo caracteriza la segunda campaña electoral que atraviesa España en menos de un año, son ellos, los protagonistas absolutos, los que rigen los cambios de última hora y los reveses publicitarios, los “no sabe, no contesta”.

Las encuestas afirman que un 30 % de la población habilitada para votar, aún no ha definido su voto. A por ellos. Los cambios que se han suscitado promocionalmente van dirigidos a ellos, exclusivamente. El 30 % que puede dar la vuelta a cualquier resultado. Mariano Rajoy, ha optado por presentarse y no dejar en manos de Santamaría el debate. Rivera, ha optado por relajarse para que los nervios no volviesen a jugarle en contra. A diferencia del PP, su campaña va ligada a la palabra acuerdo, tal vez porque saben que solos no pueden llegar. El Partido Popular, en cambio, de desvincula de Ciudadanos y pide el voto directo.

Los indecisos marcan la campaña electoral y serán, el 26 – j, quienes marquen los resultados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!