En Ferraz no están ni mucho menos tranquilos después de la macroencuesta electoral del CIS(más de 17 mil encuestados), ésta les sitúa por debajo de Unidos Podemos y sus confluencias en intención directa de voto, estimación de voto y escaños.

Este último 20 de diciembre el PSOE quedaba segundo en las elecciones con los peores resultados de su historia, 90 escaños de los 350 del Congreso de los Diputados. Esa era ya una caída predecible ante la irrupción de las nuevas formaciones emergentes.

Sin embargo tras seis meses de negociaciones la formación perdería entre 10 y 12 escaños más y lo más preocupante es el ascenso de Unidos-Podemos que pasaría de tener 69 escaños de Podemos más dos de Izquierda Unida a tener entre 88 y 92 convirtiéndose así en la segunda fuerza y como se ha repetido constantemente en su campaña el único que puede plantar cara a un PP al que la corrupción no le pasa factura en absoluto, ya que tendría un resultado parecido al de diciembre.

Pero lo peor puede no haber llegado aún, ante unos resultados como los que prevé el CIS el PSOE tendría dos opciones.La primera una gran coalición con el PP y quizás Ciudadanos, en este caso Pedro Sánchez tendría que explicar porqué después de estar repitiendo toda la campaña, tanto la de diciembre como la de junio, que había que sacar al Partido Popular del poder y formar un gobierno de cambio. Además Unidos-Podemos quedaría como único partido importante en la oposición, ambas cosas provocarían que las siguientes Elecciones fueran un autentico cataclismo para Ferraz.

La segunda opción sería pactar con Podemos, a priori esta opción sería menos contraria a la voluntad de sus votantes pero se encontraría con una fuerte oposición dentro del partido, especialmente del expresidente Felipe González y Susana Díaz, que tendría una buena oportunidad para echar a Pedro Sánchez.

El segundo problema con el que se encontraría Pedro Sánchez sería Cataluña, En Comú Podem no podría renunciar al referéndum si quiere mantener la popularidad que le ha hecho ganar las elecciones y en el caso de que Unidos Podemos y el PSOE no tuvieran mayoría absoluta habría que contar con la colaboración de los independentistas para formar gobierno, algo que gran parte del partido y sus votantes no verían con buen ojo después de que se les haya acusado de querer romper España desde el mismo PSOE.

Ante esta situación la formación tiene un auténtico rompecabezas a resolver y tendrá que inventar algo nuevo en su discurso ya que de no ser así, podría quedar relegado a ser un partido secundario en el Congreso e incluso a prácticamente quedar relegado a un papel como el de las fuerzas nacionalistas ya que su electorado se concentra en las personas mayores de 50-55 años.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!