Tras las elecciones celebradas el pasado 26 de junio, el Parlamento español queda dividido de la siguiente manera, siendo el PP el partido que obtuvo más diputados con respecto a las elecciones del 20D:

  • PP: 137 diputados (33,03%)
  • PSOE: 85 diputados (22,66%)
  • UP: 71 diputados (21,11%)
  • C's: 32 diputados (13,05%)
  • ERC: 9 diputados (2,63%)
  • CDC: 8 diputados (2,01%)
  • PNV: 5 diputados (1,20%)
  • EH Bildu: 2 diputados (0,77%)
  • Coalición Canaria: 1 diputado (0,33%)

Tras más de 24 horas para ingerir los resultados con mayor frialdad, muchosson los quese han visto sorprendidos anteel aumento de votos del PP, a pesar de que suhistoria reciente está vinculada con eldescubrimiento de varios casos de corrupción.

Sin embargo, lo que esto hubiera podidoenterrar a cualquier partido político (o político/a) en alguna otra región del mundo, y no solo al PP, sino al resto de partidos políticos que se han visto envueltos en estas malas prácticas, aquí en España no ha surgido tal efecto. ¿Cuáles han podido ser las principales causas de esta situación?

El espacio político español tiene una división más sencilla que el que pueda darse en algunos países vecinos de Europa. Aquí la división se basa sencillamente en el eje izquierda-derecha, tanto en lo económico como en lo sociocultural. Por lo que si alguien se identifica en lo económico como de izquierdas, también se identificará más liberal en lo sociocultural que otra persona que se considere de derechas en lo económico, que se identificará con valores más tradicionales en lo sociocultural.

Sin embargo, en otros países, como en los nórdicos, existen partidos políticos que puedan abarcar un espacio en la izquierda económicamente, y valores más tradicionalistas en lo cultural (o viceversa), lo que favorece a que pueda haber mayor entendimiento entre los partidos y surjan las coaliciones.

Por lo que el resultado positivo del PP se debe en gran medida ala ausencia de rivales que le disputen el espacio de la derecha. Aunque el pasado 20D hubo un trasvase de los votantes del PP más liberales hacia Ciudadanos, ya sea como voto castigo por la corrupción o por ser más afines a la ideología del partido, tras el pacto con el PSOE, y el receloante un acercamiento electoral deUnidos Podemos, estos votantes han regresado.

Sin embargo, la izquierda española está másfragmentada, por lo que el voto está más repartido, perdiendo peso electoral frente a la derecha, además de haber sido un voto más volátil.

Por un lado, el PSOE se encuentra en la siguiente disyuntiva: Si decide pactar con Unidos Podemos, los votantes del ala más moderada cambiarán su voto a Ciudadanos, incluso al PP, como voto castigo; si por lo contrario decide apoyar al PP, el ala más radical cambiará su apoyo hacia Unidos Podemos. La línea roja que los más moderados establecen para pactar con Unidos Podemos es el referéndum en Cataluña.

Por otro lado, Unidos Podemos se nutre en gran medida de los votos catalanes y vascos. Si accediera a no convocar un referéndum en Cataluña, muchos votantes desviarían su voto a ERC (Cataluña) y a EH Bildu (País Vasco).

Además, la perdida de más de 1 millón de votos de UP se puede deber a un gran número de abstenciones, a una desmovilización de los antiguos votantes de IU, a una caída en la valoración de Pablo Iglesias, a un trasvase del electorado tanto al PSOE como a partidos más pequeños (PACMA, Recortes Cero...) que han visto aumentar sus votos... o a cualquier otra hipótesis.

Ahora empieza una nueva etapa, en la que los partidos tendrán que movilizarse y llegar a acuerdos para poner en marcha el Gobierno español.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!