El conocido y polémico Álvaro Ojeda decidió adentrarse entre los asistentes a la fiesta postelectoral que se llevó a cabo en la calle Génova. Sin duda alguna y como bien dice el titular del medio en el que trabaja y para el que hizo el trabajo, “okdiario”, el objetivo de Ojeda fue el de buscar “carnaza”.

Durante su reportaje se pudo ver todo tipo de descalificaciones, aunque el reportero preguntaba que si había algo que decirle a los perdedores, la mayor parte, por no decir todos sólo se centraban en atacar a la formación morada. Si bien es cierto que el reportaje dejaba mucho que desear y que de rigor periodístico tuvo poco, no es menos destacable que el reportaje no dejaba de ser gracioso de ver determinadas actitudes, groseras y algunos casos esquizofrénicas.

La actitud que más parece haber molestado a parte de la sociedad es el exceso uso de Venezuela. Si desde todos los medios, incluido éste, se ha condenado en más de una ocasión la actitud del Gobierno Venezolano, no es menos desagradable ver como los españoles tienen que sufrir los recortes en Sanidad, Educación, Ley de la Dependencia, ver como los salarios menguan a la par que los derechos sociales y laborales… por eso la actitud de determinados Venezolanos alienándose con el Partido Popular está ofendiendo a la sociedad española. Si bien es condenable la actitud de Maduro, ellos deberían ver que aquí se pueden decantar por el Partido Socialista o por Ciudadanos, pero al decantarse por el Partido Popular generan un rechazo que les perjudica.

Con todo esto se destaca que no ha sido bien recibido la actitud exhibida en la fiesta de celebración en la calle Génova, un reportero rendido al periodismo rosa, constantes ataques hacia Podemos, donde en algunos casos se llegaba al ridículo más asombroso y en definitiva una falta de educación sin límites.

Ahora los líderes de la izquierda, Sánchez e Iglesias deberán recapacitar y pensar quien es el rival. Con un Pedro Sánchez que ya ha tenido que aguantar la prepotencia y el menosprecio de los populares en el Congreso, e incluso en el debate para las elecciones del 20D Rajoy le recordó a Sánchez que no iba a ganar, una clara actitud arrogante de quien se siente más fuerte. Mientras un Iglesias que podrá ver, si es que no lo ha visto ya, como tanto su formación, él y sus votantes tienen que sufrir las burlas de los simpatizantes del Partido Popular, que tras su buen resultado decidieron burlarse y reírse de ellos. Ahora deberán demostrar si son políticos que miran por un proyecto de futuro y marcan claramente su opositor o simplemente son hombres con más afán de protagonismo que de derrotar a una derecha maleducada, rancia y prepotente.

Aquí puede disfrutar del reportaje comentado.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!